El carabinero asesinado en Roma por dos turistas estadounidenses se había olvidado la pistola en casa

El autor de las puñaladas aseguró que actuó por miedo

Los responsables de los carabineros muestran el cuchillo usado en el ataque del pasado viernes que se saldó con un agente muerto
Los responsables de los carabineros muestran el cuchillo usado en el ataque del pasado viernes que se saldó con un agente muerto

REDACCIÓN / AGENCIAS

El Cuerpo de Carabineros y la Fiscalía ofrecieron ayer los detalles de la investigación del homicidio del agente Mario Cerciello Rega, presuntamente a manos de un joven turista estadounidense, y precisaron que el fallecido se olvidó la pistola. El comandante provincial de los Carabineros de Roma, Francesco Gargaro, expresó además su malestar por las acusaciones de «sombras» o «dudas» en la intervención del fallecido y su compañero.

El pasado viernes, el agente Mario Cerciello Rega, de 35 años, recibió 11 puñaladas y murió desangrado en una calle de Roma mientras se encontraba de servicio con otro agente. Ambos recibieron una llamada de un denunciante en la que este les contó que dos magrebíes le habían robado la mochila y le pedían 100 euros para recuperarla. Los agentes se encaminaron hacia el punto de intercambio de la mochila por el dinero para detener a los chantajistas y fue allí donde Cerciello recibió las puñaladas.

El sábado se confirmó que habían sido detenidos como presuntos autores del crimen dos jóvenes, de 19 y 20 años y de nacionalidad estadounidense, que se alojaban en un hotel de cuatro estrellas de la capital: Elder Finnegan Lee y su amigo Christian Gabriel Natale Hjorth. Se demostró, pues, que la información acerca de los supuestos magrebíes era falsa. El denunciante mintió porque tuvo miedo después de conocer que el carabinero había sido asesinado y que él conocía a los agresores. Según los investigadores, Elder Finnegan Lee, que había traído el cuchillo de Estados Unidos, aseguró ser el autor del asesinato y dijo que actuó por miedo.

Una defensa imposible

El comandante carabinero agregó que el agente no tuvo tiempo de reaccionar y defenderse porque el estadounidense sacó el cuchillo, de 18 centímetros, y le apuñaló tras hacerse pasar por un carabinero junto a su acompañante. El compañero del fallecido tampoco pudo sacar la pistola porque el sujeto huyó antes de poder actuar. Los fiscales desmintieron las acusaciones de malos tratos a los detenidos y aseguraron que los interrogatorios a los que fueron sometidos se realizaron de manera totalmente legal, contando con sus abogados.

Comentarios

El carabinero asesinado en Roma por dos turistas estadounidenses se había olvidado la pistola en casa