El posado más desenfadado de la familia Real

Los reyes y sus hijas llevaron un atuendo de la misma gama cromática en su visita a Son Marroig

;
Los Reyes y sus hijas visitan la Casa Museo de Son Marroig El enclave está situado en la Sierra de Tramuntana y fue propiedad del archiduque Luis Salvador

redaccion | la voz

Los reyes de España, el rey Felipe VI y la reina Letizia, han hecho una visita a la Casa Museo Son Marroig, en Mallorca, acompañados de sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía. Los cuatro llevaron un atuendo de la misma gama cromática y, que además conjuntaba con los colores del bonito paisaje del norte mallorquí. Oscilando entre el blanco y el azul, dejaba una estampa muy bonita con el blanco del templete y el azul del mar.

Son Marroig está situada en la sierra de Tramuntana, y está catalogada como Bien de Interés Cultural. Fue fundada en 1927 por el archiduque Luis Salvador de Austria, el aristócrata amante de las artes que fue uno de los pioneros en atraer turismo a las islas Baleares. Dentro de ella se pueden encontrar muchos tipos de reliquias como libros, dibujos y objetos cotidianos que en su día pertenecieron al fundador. Cabe destacar las exposiciones de joyas y objetos de la época clásica que descansan tras los cristales de las vitrinas.

La familia ha paseado unida por el entorno de la casa, visitando sus jardines y sus inmediaciones, y dejando ver que se encuentran muy próximos los unos a los otros, así como que las hijas se llevan a la perfección y son amigas además de hermanas. Ambas han permanecido muy atentas durante toda la visita tanto a las explicaciones que ofrecía el personal del museo, como a las que su padre les daba, acerca de los rincones del jardín y del paisaje mallorquí. 

En cuanto al atuendo, la princesa Leonor lleva un bonito vestido sin mangas, de color azul degradado, siendo más oscuro por abajo, donde también lleva un volante. Su hermana, con un look muy ibicenco y parecido al de Leonor, llevaba un vestido blanco. La reina Letizia, siguiendo con los colores, llevó un vestido midi blanco y sin mangas, con unas sandalias de tacón de cuña en tono nude. Por último, pero no menos importante, el rey Felipe VI fue vestido con una camisa del mismo azul que el vestido de su hija Leonor, y un pantalón blanco. 

A diferencia de los posados tradicionales de la familia Real, más encorsetados, este ha sido un posado muy natural y desenfadado, tanto por el lugar como por los atuendos, pero sobre todo, por la actitud de los monarcas. 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El posado más desenfadado de la familia Real