Una visita especial para el Open Arms tras nueve días a la espera de puerto seguro

El barco de rescate ha recibido al actor estadounidense Richard Gere, quien traía víveres para los 121 inmigrantes rescatados

;
Richard Gere lleva alimentos al barco de Proactiva Open Arms El actor ha subido cargado de víveres al barco de Proactiva Open Arms que tiene a bordo un total de 121 inmigrantes que buscan puerto seguro para desembarcar después de ocho días, según ha informado la ONG catalana en su cuenta de Twitter

REDACCIÓN

El actor estadounidense Richard Gere llevó este viernes víveres al barco de la ONG española Open Arms, que se encuentra a la espera de que le indiquen un puerto en el que desembarcar a 121 inmigrantes salvados en el Mediterráneo central hace una semana.

La organización difundió fotografías en las que puede verse al actor y activista, llevar comida y provisiones al buque humanitario. «Por fin una pequeña buena noticia. Llegan víveres al #OpenArms y contamos con un compañero de tripulación excepcional #RichardGere», celebró la organización en su cuenta de Twitter.

La estrella de cine llevó paquetes de comida para los inmigrantes rescatados en el mar y la tripulación, así como agua, frutas y verduras. El actor llegó desde la isla italiana de Lampedusa y, una vez a bordo del buque humanitario, y rodeado de un grupo de jóvenes inmigrantes, explicó que todo el mundo está «bien» y defendió las labores de rescate de la organización española.

«Las personas que vemos en este barco están aquí por el trabajo que Open Arms desarrolla y la cosa más importante para esta gente que se encuentra aquí es llegar a puerto, bajar de los barcos, tocar tierra y empezar una nueva vida», refirió. Pidió el apoyo para que Open Arms siga ayudando a estos «hermanos y hermanas» que escapan de África para buscar un futuro en Europa.

Open Arms espera desde la semana pasada cerca de Lampedusa, en aguas internacionales, a que se le asigne un puerto seguro para poner a salvo a 121 inmigrantes rescatados en el mar en dos operaciones distintas. El primer rescate fue el jueves 1 de agosto, cuando fueron salvados 55 inmigrantes, entre ellos dos bebés mellizos y una mujer embarazada, justo cuando su embarcación estaba «a punto de naufragar» y entraba agua, explicó el fundador de la ONG, Óscar Camps. El segundo se dio en plena noche del día después y fueron socorridas y acogidas a bordo 69 personas, entre estas dos niños y dos mujeres embarazadas y «una de nueve meses con contracciones», y muchos con «signos inequívocos de la violencia sufrida en Libia», de donde zarparon. Posteriormente fueron desembarcadas dos mujeres en avanzado estado de gestación y la hermana de una de ellas, pues había perdido a su marido en Libia.

El ministro del Interior de Italia, el ultraderechista Matteo Salvini, que mantiene los puertos cerrados a las ONG, a las que acusa de favorecer la inmigración irregular, ha insistido en que no permitirá que el barco de Open Arms entre en aguas italianas y que los inmigrantes que hay a bordo son «responsabilidad directa» de Madrid. El Parlamento italiano acaba de aprobar un decreto impulsado por Salvini que permite requisar las naves de las ONG que violen la prohibición de entrar en aguas italianas y que prevé multas de hasta un millón de euros.

España rechaza responsabilidades

España resiste el pulso a Italia y dice que Open Arms debe ir a sus puertos.  El Gobierno «quiere» y «pretende» que el Open Arms, que espera cerca de la isla italiana de Lampedusa donde poder desembarcar a los 121 inmigrantes que rescató hace ya una semana, atraque en el puerto seguro más cercano porque considera que en Europa no puede afincarse la idea de que «solo España rescata».

«El convenio internacional dice que el barco con tripulación en la situación en la que se encuentra el Open Arms debe acudir al puerto seguro más cercano, y eso es lo que pretendemos que haga y lo que queremos que haga», ha zanjado la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, tras la reunión del Consejo de Ministros.

Comentarios

Una visita especial para el Open Arms tras nueve días a la espera de puerto seguro