La revolución de los préstamos en Europa: tipos cero o incluso negativos

Bancos daneses y suizos empiezan a ofrecer hipotecas con intereses de hasta el -0,5 %


/Redacción / La Voz

El mundo al revés. Hipotecas a interés cero o que incluso remuneran a sus clientes por pedir dinero prestado al banco. No, no se pueden encontrar en España, pero sí en países como Suiza y Dinamarca, donde las entidades financieras han empezado a lanzar productos nunca vistos hasta ahora.

El más rompedor, el del banco danés Jyske, que la semana pasada anunció que comenzará a conceder hipotecas a diez años con un interés del -0,5 %, dando un paso más en la oferta de otros competidores, como Nordea, que comercializa préstamos a 20 años a tipo cero y otros a 30 con un interés de solo el 0,5 %.

En Suiza hay entidades que reconocen que también están firmando hipotecas a tipos negativos, aunque aseguran que se trata de operaciones puntuales y no una práctica generalizada.

En cualquier caso, que el titular no impida ver el bosque. Que una hipoteca esté a tipo negativo no implica, necesariamente, que el cliente vaya a cobrar mensualmente del banco. Y es que además de devolver el principal del préstamo, el consumidor debe afrontar el pago de otras comisiones, que en los casos analizados suelen ser superiores a la remuneración por el interés negativo, por lo que todavía no se ha dado el caso de que los hipotecados reciban dinero neto de la entidad financiera.

Otro matiz relevante es que, en el caso danés, se trata de préstamos a diez años, destinados más a sufragar la reforma de una casa que a la compra de la misma, ya que, al tener plazos de amortización cortos, si se piden importes muy altos las cuotas mensuales serían elevadas.

Otro signo de incertidumbre

Las hipotecas a coste cero, o con tipos negativos, serán sin duda bien acogidas por aquellos que están pensando en comprar vivienda, pero son un síntoma de cómo las políticas no convencionales con las que los bancos centrales han tratado de estimular la economía en los últimos años están poniendo patas arriba los mercados y el sector financiero.

«Es un pensamiento incómodo que haya inversores que estén dispuestos a prestar dinero durante 30 años y obtener solo un 0,5 % de interés a cambio. Muestra lo asustados que están por la situación actual en los mercados, y que esperan que las cosas no mejoren en mucho tiempo», apuntó la analista jefa de Nordea en Dinamarca, Lise Nytoft Bergmann, que advierte también del riesgo de que esta situación genere una burbuja inmobiliaria, ya que el interés por invertir en activos tangibles como la vivienda puede calentar los precios.

Pero, ¿por qué ofrecen los bancos hipotecas a tipos negativos, si en apariencia les cuesta dinero? Además del efecto de los bajos tipos de interés en ambos países (que pueden explicar que una entidad prefiera prestar dinero al -0,2 % que tenerlo aparcado al -0,75 %), en el caso danés se suma la particularidad del sistema hipotecario, que funciona como un mercado de bonos, captando dinero de los ahorradores y destinándolo a estos préstamos.

Teniendo en cuenta que la población danesa de mediana edad, la que tiene mayor poder adquisitivo, disminuirá en los próximos años, el mercado descuenta que puede haber menos compradores de vivienda en el futuro. El beneficiado sería, pues, el banco, al garantizar que los ahorradores que financian su préstamo recibirán su dinero de vuelta a cambio de un activo cuyo valor no está garantizado.

En España los bancos se blindan

Lo que es difícil es que estos préstamos a tipo cero o negativo lleguen a España. Sobre todo, después de la entrada en vigor de la reforma de la ley hipotecaria, que introdujo un blindaje para que la banca nunca tenga que pagar a sus clientes. Bautizada como «cláusula cero», garantiza que, caiga lo que caiga el euríbor, el interés del préstamo (diferencial incluido), no puede ser inferior a cero. «Es como una cláusula suelo, pero ahora por ley. De esta forma no se aplicarán los tipos negativos a la hipoteca», explica Manuel Pardos, presidente de Adicae, que recomienda también prudencia a los hipotecados que quieran negociar cambios o subrogaciones en sus préstamos, «porque ya les podrán aplicar esta cláusula cero».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La revolución de los préstamos en Europa: tipos cero o incluso negativos