EE.UU. confirma contactos «a muy alto nivel» a espaldas de Maduro

El dirigente venezolano asegura en cambio que el diálogo cuenta con su autorización

Maduro, en un acto de gobierno, en La Guaira
Maduro, en un acto de gobierno, en La Guaira
P. García Otero
Washington, Caracas / E. La Voz

No hay reconocimiento del contacto con Diosdado Cabello, pero Donald Trump afirmó el martes que su Administración está manteniendo conversaciones «a muy alto nivel» con el Gobierno de Venezuela. No aclaró, sin embargo, cuál es el objetivo concreto. John Bolton, asesor de Seguridad Nacional, aseguró que la Casa Blanca ha establecido comunicación con funcionarios venezolanos «a espaldas» de su presidente, Nicolás Maduro. El reconocimiento vino también del dirigente chavista, pero con una diferencia. Según él, los meses de contactos con la Administración Trump están bajo su autorización y expresa aprobación. El líder de la oposición, Juan Guaidó, calificó las declaraciones de Maduro de «torpeza» propia de un mandatario que está «desesperado» porque ve que «se acerca el día del cese de la usurpación».

Un funcionario del Departamento de Estado, bajo condición de anonimato, aseguró que han sido «decenas» de aliados de Maduro los que «han intentado contactar con EE.UU. para negociar su salida». A través de Twitter, Bolton explicó que la supuesta discusión con estos funcionarios tiene como único fin la «partida» de Maduro y «elecciones libres justas». Haciendo uso de la retórica habitual, incidió en la idea de que Caracas ha de «poner fin al robo de los recursos venezolanos y la continua represión». Ni Trump ni su asesor de Seguridad Nacional mencionaron en esta ocasión a la oposición.

Los supuestos contactos se producen semanas después de que Washington ordenara la congelación de todos los activos del Gobierno de Venezuela en Estados Unidos y sanciones contra todos aquellos que hagan negocios con una entidad pública venezolana. El paso previo a un bloqueo total a la cubana. 

Negociaciones estancadas

El diálogo entre el régimen de Maduro y la oposición, bajo la mediación de Noruega, se encuentra estancado, y analistas políticos en Caracas, como José Gil Yepes, director de la firma Datanálisis, señalan que la suspensión decidida por Maduro obedece a que el diálogo no le permitirá ganar más tiempo, lo cual es su objetivo fundamental.

Un exdiplomático venezolano que mantiene relaciones con la oposición señaló a La Voz que es posible que Trump haya llevado sus propias «negociaciones» con el régimen de Maduro, más allá del «mecanismo» de Oslo, porque «se ha filtrado la impaciencia de Trump por resolver el tema venezolano y su frustración porque no se avance más rápido», indicó. «Es política, nunca se abandonan los contactos», indicó la fuente. «Esto en todo caso obliga a replantearse todo el mecanismo de Noruega», afirmó.

Maduro señaló el martes al inaugurar una estación de autobuses a 30 kilómetros de Caracas, que el supuesto diálogo con EE.UU. es para «evitar que Donald Trump sea engañado sobre Venezuela (…) aunque parece que a él le gusta que lo engañen». Agregó que «así como he buscado el diálogo en Venezuela he buscado la fórmula de que escuche a la Venezuela de verdad».

Guaidó, sin embargo, indicó que «el usurpador está tan desesperado que hace ver que está con el proceso cuando al final lo desmienten y queda mal». Sugirió que la oposición conocía de los intentos de contactos entre el régimen de Maduro y Washington.

Comentarios

EE.UU. confirma contactos «a muy alto nivel» a espaldas de Maduro