El ministro de Exteriores iraní aterriza por sorpresa en la cumbre del G7

Trump no ha querido contestar cuando se le ha preguntado por la posible asistencia del diplomático iraní, actualmente bajo sanciones norteamericanas.


Agencias

El ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, ha aterrizado este domingo en el aeropuerto de la localidad francesa de Biarritz para mantener encuentros con los líderes del G7, según han confirmado fuentes diplomáticas occidentales al Canal 13 de la televisión israelí. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no ha hecho comentarios cuando se le ha preguntado por la posible asistencia del diplomático iraní, actualmente bajo sanciones norteamericanas.

Irán y Estados Unidos atraviesan un momento de extraordinaria tensión diplomática después de que Trump se retirara unilateralmente del acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015 y restaurara las sanciones previamente suspendidas gracias a un pacto que reincorporó a la república islámica a los mercados internacionales. Desde entonces, ambos países han protagonizado numerosos episodios de fricción, como el derribo de un dron estadounidense el pasado mes de junio presuntamente sobre espacio aéreo de Irán.

Horas antes, el presidente francés, Emmanuel Macron, había aclarado la confusión creada acerca del supuesto encargo que ha recibido por el G7 para hablar con Irán, al reconocer que este grupo de potencias «no puede otorgar un mandato formal». «El G7 no es una instancia que dé un mandato formal, no es una organización estructurada que tenga mandatos y competencias. Somos siete países soberanos que se ponen de acuerdo en torno a una mesa», dijo Macron en unas declaraciones recogidas por Efe.

El mandatario reconoció que la iniciativa francesa de dialogar con Irán es una más, junto a otras como la de Japón, para conseguir los objetivos que se ha fijado el G7: evitar que Irán desarrolle el arma nuclear y garantizar la estabilidad regional y que descienda la tensión.

El Gobierno francés había anunciado esta mañana que los líderes del G7, reunidos en una cumbre en Biarritz (suroeste de Francia) habían encomendado a Macron que «dirigiese un mensaje» a Teherán, algo que Trump desmintió poco después del ser preguntado por el asunto, lo que originó un embrollo diplomático. Para Macron, todas las líneas de actuación pueden ser válidas para alcanzar los fines, ya que «si los europeos no hubieran mantenido el acuerdo con Teherán, Irán lo habría abandonado, (pero) si no hubiese habido una política de sanciones y presión, habría probablemente menos voluntad de moverse por parte de los iraníes».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El ministro de Exteriores iraní aterriza por sorpresa en la cumbre del G7