Felipe VI convoca otra ronda de consultas con los partidos el próximo lunes y martes

La segunda ronda desde el 28A concluirá una semana antes de que expire el plazo tope para que el Congreso pueda elegir nuevo presidente. De no prosperar, se convocarán elecciones


Redacción

Felipe VI se reunirá con los líderes de los partidos el lunes y martes de la próxima semana, días 16 y 17, en el Palacio de la Zarzuela para decidir si propone un candidato que pueda tener los apoyos para superar la investidura o declina hacerlo, lo que llevaría a celebrar elecciones el 10 de noviembre. La Casa del Rey ha dado a conocer las fechas de la ronda de consultas en un comunicado después de que el jefe del Estado se haya reunido con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, en Zarzuela.

Las reuniones concluirán apenas una semana antes de que expire el plazo tope para que el Congreso pueda elegir nuevo presidente, fijado el día 23 o, de no prosperar, convocar las urnas.

La nota de Zarzuela recalca que, de acuerdo con el artículo 99 de la Constitución, la finalidad de las nuevas consultas es «constatar» si, de lo que le trasladen los partidos, el rey «puede proponer un candidato a la Presidencia del Gobierno que cuente con los apoyos necesarios para que el Congreso, en su caso, le otorgue su confianza».

«O, en ausencia de una propuesta de candidato, proceder a la disolución de las Cámaras y a la convocatoria de nuevas elecciones», añade el comunicado.

Será la segunda ronda de consultas que Felipe VI mantenga con los partidos desde los comicios del pasado 28 de abril, informa Efe. La primera tuvo lugar el 5 y 6 de junio y llevó a don Felipe a designar al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, como candidato para intentar la investidura.

El 26 de julio, al día siguiente de que el Congreso rechazara en segunda votación la reelección de Sánchez, el rey acordó que no iniciaría «por el momento» nuevas consultas y que daba tiempo a los partidos antes de volver a convocarles. En el comunicado de hoy, Zarzuela recuerda que ya entonces el monarca manifestó que llamaría de nuevo a los partidos antes de que finalizara el plazo legal de la investidura.

El jefe del Estado ha pedido a Batet que mañana, viernes, le haga llegar la relación de representantes designados por los partidos con representación parlamentaria para establecer el listado de encuentros en Zarzuela y los horarios, que se conocerán horas después.

Como es habitual, el rey recibe a las formaciones por orden de menor a mayor peso parlamentario, por lo que la ronda la volvería a abrir el diputado del Partido Regionalista de Cantabria (PRC), José María Mazón. ERC y EH Bildu han declinado participar en las últimas rondas con el jefe del Estado. A los grupos minoritarios seguirán el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias; el de Ciudadanos, Albert Rivera, y el del PP, Pablo Casado, y el último será Sánchez.

El anuncio de la nueva ronda se conoce en un escenario de incertidumbre ante el bloqueo en la negociación entre PSOE y Unidas Podemos para que Sánchez pueda ser investido. Los dos partidos de izquierda se volvieron a reunir el pasado martes en el Congreso, pero sin que hubiera ningún avance.

Los socialistas se niegan a formar un gobierno de coalición, como reclama la formación morada, mientras que Unidas Podemos rechaza que haya solo un acuerdo programático sobre la base de las 370 medidas planteadas por el PSOE. Por el momento, no está prevista ninguna reunión entre el líder del PSOE y el de Unidas Podemos.

Gobierno «estable»

El Rey Felipe VI y la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, coinciden en la necesidad de que se pueda llegar a constituir un Gobierno «estable» para los próximos cuatro años, según ha desvelado la propia Batet tras ser reunirse con el jefe del Estado.

Así lo ha revelado en la rueda de prensa que ha ofrecido en el Congreso tras volver del Palacio de la Zarzuela, donde el Monarca le ha comunicado su decisión de convocar una nueva ronda de consultas con los partidos políticos los próximos 16 y 17 de septiembre.

Durante ese encuentro, que ha comenzado a las nueve de la mañana, tanto el Rey como Batet han conversado sobre el bloqueo político que vive España y han coincidido en la necesidad de que tras las elecciones del pasado 28 de abril se pueda constituir un Gobierno.

«El país necesita un Gobierno y estabilidad en las instituciones democráticas para que funcionen a pleno rendimiento y mantenga la política el prestigio que merece», ha defendido la tercera autoridad del Estado.

Por ello, ha insistido en que sería «bueno» que se pudiera constituir un Gobierno que dé «estabilidad», que se ponga a trabajar «de manera inmediata» y que permita la gobernabilidad del país durante cuatro años, informa Europa Press.

El rechazo de Sánchez a sentarse con Iglesias imposibilita la investidura

Fran Balado

El rey recibe este jueves a Batet en la Zarzuela para activar una nueva ronda de consultas

España se encamina hacia una nueva repetición electoral. Cuesta abajo y sin frenos. La única posibilidad real de salvar la legislatura pasa por un acuerdo entre el PSOE y Podemos bajo el visto bueno de los independentistas catalanes. Pero lejos de acercar posiciones, la distancia que separa a Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias es cada vez mayor, y el margen que resta para poder reconducir la complicada situación, cada vez más estrecho.

Y aún dicen que la gente se cabrea

Cuando Pedro Sánchez comenzó su discurso sobre el Consejo Europeo de junio, una tertuliana se sinceró en la radio: «No me interesa absolutamente nada». Creo que a Pedro Sánchez tampoco lo interesaba mucho lo que iba a decir, salvo en la parte preparada para que sonase a su propia promoción; es decir, a campaña electoral. Y creo que el resto de los ciudadanos, si le prestamos alguna atención, fue para ver cómo se las gastaba con Pablo Iglesias, después del silencio, la desconfianza y la ostentosa distancia de varios meses. Y así, el debate fue un buen retrato del clima político del país: se iba a hablar de Europa y todo desembocó en una gresca donde Sánchez fue acusado de chantaje y el peor insultado resultó Albert Rivera, que tuvo que escuchar cómo Sánchez le llamaba «hipócrita». Era la venganza fría por la última y fracasada investidura, cuando Rivera habló de «la banda de Sánchez». 

Seguir leyendo

Resulta difícil pensar que Sánchez e Iglesias puedan acabar estrechando sus manos cuando ni siquiera acceden a mantener una reunión en la misma sala. A la absoluta desconfianza que tienen el uno del otro y el otro del uno se une la falta de comunicación. Los líderes de las dos principales fuerzas progresistas apenas han intercambiado dos mensajes en el último mes y medio, y ambos de pura cortesía.

Seguir leyendo

Comentarios

Felipe VI convoca otra ronda de consultas con los partidos el próximo lunes y martes