¿Parto o cesárea? Así cambia tu flora intestinal

Una investigación demuestra que los bebés nacidos por via vaginal tienen bacterias intestinales diferentes a los nonatos


La Voz

Una nueva investigación ha demostrado que los bebés nacidos por vía vaginal tienen bacterias intestinales diferentes que los que nacen por cesárea (también llamados nonatos), según aseguran científicos del Instituto Wellcome Sanger, el University College de Londres, la Universidad de Birmingham y sus colaboradores en Australia, según un estudio publicado en la revista Nature.

Los investigadores descubrieron que, mientras que los bebés nacidos por vía vaginal obtuvieron la mayoría de sus bacterias intestinales de su madre, los nacidos por cesárea no, y en su lugar tenían más bacterias asociadas con entornos hospitalarios, siendo más propensos a tener resistencia antimicrobiana.

El papel exacto de las bacterias intestinales del bebé no está claro y no se sabe si estas diferencias al nacer tendrán algún efecto en la salud posterior, pero los investigadores encontraron que las diferencias en las bacterias intestinales entre los bebés nacidos por vía vaginal y por cesárea en gran medida se igualan al cumplir el año de edad, si bien se necesitan grandes estudios de seguimiento para determinar si las diferencias tempranas influyen en los resultados de salud en ese primer periodo de vida. 

En cualquier caso, los expertos del Royal College of Obstetricians and Gynecologists puntualizan que estos hallazgos no deberían disuadir a las mujeres de tener una cesárea. La doctora Alison Wright, obstetra consultora y vicepresidenta del Royal College of Obstetricians and Gynecologists, explica que, «en muchos casos, una cesárea es un procedimiento que salva vidas y puede ser la elección correcta para una mujer y su bebé».

A todas las mujeres que tienen una cesárea ahora se les ofrecen antibióticos antes del parto para ayudar a prevenir que la madre desarrolle infecciones postoperatorias, lo que significa que el bebé también recibe una dosis de antibióticos a través de la placenta. Esto también podría causar algunas de las diferencias de microbioma observadas entre los dos métodos de nacimiento.

Este estudio, el más grande jamás realizado sobre microbiomas neonatales, también reveló que el microbioma de los recién nacidos por vía vaginal no provenía de las bacterias vaginales de la madre, sino del intestino.

Esto pone en tela de juicio la práctica controvertida de limpiar los bebés nacidos por cesárea con bacterias vaginales de la madre. Comprender cómo impacta el proceso de nacimiento en el microbioma del bebé permitirá futuras investigaciones sobre terapias bacterianas.

El microbioma

El microbioma intestinal es un ecosistema complejo de millones de microbios, y se cree que es importante para el desarrollo del sistema inmune. La falta de exposición a los microbios correctos en la primera infancia se ha implicado en enfermedades autoinmunes como el asma, las alergias y la diabetes.

Sin embargo, no se comprende completamente cuán importante es el microbioma intestinal inicial para el desarrollo y la salud del sistema inmunitario del bebé, cómo se desarrolla el microbioma de ellos o qué le sucede con los diferentes modos de nacimiento.

Una muestra de 600 bebés

Para comprender más sobre el desarrollo del microbioma, y si el método de parto afectó esto, los investigadores estudiaron 1.679 muestras de bacterias intestinales de casi 600 bebés sanos y 175 madres. Se tomaron muestras fecales de bebés de cuatro, siete o 21 días de edad, que habían nacido en hospitales del Reino Unido por parto vaginal o cesárea. Algunos bebés también fueron seguidos más tarde, hasta el año de edad.

Utilizando la secuenciación de ADN y el análisis genómico, los investigadores pudieron ver qué bacterias estaban presentes y descubrieron que había una diferencia significativa entre los dos procedimientos de parto. Y descubrieron que los bebés nacidos por vía vaginal tenían muchas más bacterias asociadas a la salud de sus madres que los bebés que nacieron por cesárea.

El doctor Trevor Lawley, autor principal del artículo del Instituto Wellcome Sanger, asegura que «esta es la mayor investigación genómica de los microbiomas de los recién nacidos hasta la fecha. Descubrimos que el modo de parto tuvo un gran impacto en las bacterias intestinales del bebé. Una mejor comprensión de qué especies de bacterias ayudan a crear un microbioma saludable para bebés podría permitirnos crear terapias bacterianas».

Estudios limitados anteriores habían sugerido que las bacterias vaginales son ingeridas por el bebé al atravesar el canal de parto. Sin embargo, este estudio a gran escala encontró que los bebés tenían muy pocas bacterias vaginales de su madre en sus intestinos, sin diferencias entre los bebés nacidos por vía vaginal o por cesárea.

Durante el parto, el bebé entrará en contacto con bacterias del intestino de la madre. El estudio descubrió que eran las bacterias intestinales de la madre las que formaban gran parte del microbioma en los bebés nacidos por vía vaginal.

Como los bebés nacidos por cesárea tenían muchas menos de estas bacterias, este estudio no encontró evidencia que respalde prácticas controvertidas de 'frotis vaginal', que podrían transferir bacterias peligrosas al bebé.

Los investigadores aislaron, crecieron y secuenciaron los genomas de más de 800 de estas bacterias potencialmente patógenas, confirmando que eran lo mismo que las cepas que causan infecciones del torrente sanguíneo en los hospitales del Reino Unido. Aunque estas bacterias generalmente no causan enfermedades en el intestino, pueden causar infecciones si entran en el lugar equivocado o si falla el sistema inmunitario.

El papel exacto de el microbioma en el recién nacido y los factores que pueden cambiarlo aún son inciertos, por lo que no creemos que este estudio deba disuadir a las mujeres de tener una cesárea. Este estudio muestra que se requiere más investigación para mejorar nuestra comprensión de esta importante área».

El investigador principal del estudio del bioma del bebé, profesor Peter Brocklehurst, de la Universidad de Birmingham, apunta que «las primeras semanas de vida son una ventana crítica del desarrollo del sistema inmunitario del bebé, pero sabemos muy poco al respecto. Necesitamos urgentemente que se haga un seguimiento de este estudio, observando a estos bebés a medida que crecen para ver si las diferencias tempranas en el microbioma conducen a algún problema de salud. Otros estudios nos ayudarán a comprender el papel de las bacterias intestinales en la vida temprana y podrían ayudarnos a desarrollar terapias para crear una salud microbioma».

La microbiota, el micromundo que llevamos dentro

Cristina Barral

La asociación Asseii organiza este sábado en Pontevedra una jornada para descubrir la relación entre las bacterias del cuerpo humano y las enfermedades que padecemos

O universo da microbiota. Es el título de la jornada que se celebrará este sábado, 8 de junio, desde las 10 horas en el Pazo da Cultura de Pontevedra. La iniciativa está organizada por la  Asociación Socio Sanitaria Educativa de Enfermedades Inflamatorias Intestinales y Ostomizados (Asseii) y la empresa Nutribiótica. La jornada es abierta a todo el público y la inscripción, gratuita. Se presentó este miércoles en el Concello de Pontevedra, donde la concejala de Benestar Social en funciones, Anxos Riveiro (BNG), aludió a la labor de divulgación que realiza Asseii desde su constitución y remarcó el interés de las charlas, tanto para personas que padecen dolencias inflamatorias intestinales como Crohn o colitis ulcerosa, como para cualquier persona sana. Ángela Paz, presidenta de Asseii, apuntó que en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés unas 1.300 personas están diagnosticadas de alguna enfermedad inflamatoria intestinal. «Esta xornada é importante para abrir mentes», indicó Paz. 

Seguir leyendo

Comentarios

¿Parto o cesárea? Así cambia tu flora intestinal