Urkullu llama a alcanzar un acuerdo de concertación nacional vasca y un pacto de garantía bilateral con el Estado

El presidente vasco considera que profundizar en el autogobierno es irrenunciable aunque se compromete a buscar «el máximo consenso»

El lehendakari Iñigo Urkullu, (en el centro) junto a miembros de su gobierno antes de entrar en el Parlamento Vasco, donde se celebró el pleno de política general con el que se abre el último curso de la legislatura
El lehendakari Iñigo Urkullu, (en el centro) junto a miembros de su gobierno antes de entrar en el Parlamento Vasco, donde se celebró el pleno de política general con el que se abre el último curso de la legislatura

Redacción

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha realizado este viernes un llamamiento a alcanzar «un acuerdo de concertación nacional vasca y un pacto de garantía bilateral con el Estado», y ha abogado por actualizar el autogobierno, desde el reconocimiento del carácter nacional del País Vasco y su singularidad «desde el máximo consenso». Además, ha pedido el «cumplimiento íntegro« del Estatuto y «una interlocución con plenas funciones« del Gobierno español para materializar las competencias pendientes.

En su discurso en el pleno de política general del Parlamento Vasco, Urkullu ha recordado la fecha del 25 de octubre, cuando se aprobó el Estatuto de Guernica, que «constituye un hito que permite valorar la institucionalización del país y la construcción de Euskadi». El presidente del Gobierno Vasco ha asegurado que el autogobierno «es un bien histórico, la clave de bóveda de la convivencia, identidad, bienestar y proyección exterior de Euskadi». «Su ejercicio nos ha permitido alcanzar las cotas de bienestar, calidad de vida y confianza institucional más elevadas de nuestra historia», ha añadido.

A su juicio, «avanzar en esa línea es imprescindible» y se debe hacer «fijando unas bases soportadas por el máximo acuerdo posible» porque «las imposiciones a nada conducen». Por ello, para avanzar, ha apelado a la «colaboración entre diferentes» que «enriquece la convivencia».

Iñigo Urkullu ha advertido, además, que «reconocer el autogobierno supone también seguir reclamando su cumplimiento íntegro» y ha recordado que el pasado mes de enero el Gobierno español aprobó un calendario y un plan para el traspaso de las transferencias pendientes, lo que supone su reconocimiento, «por primera vez», de »la deuda pendiente».

El máximo representante del Gobierno Vasco se marca como objetivo «lograr el cumplimiento íntegro del Estatuto de Guernica», tal como recoge su programa, y que cuenta «con un amplio respaldo institucional».

Reconocimiento nacional

Para el lehendakari, es preciso «el reconocimiento del carácter nacional de Euskadi y su singularidad», desde «el reconocimiento de los distintos sentimientos de pertenencia, profundizando en la pluralidad». En su opinión, para abordar esta tarea existe ya «un instrumento que se ha demostrado eficaz y se presenta ahora como una oportunidad», en alusión al Concierto Económico, «un modelo arraigado en la historia, que cuenta con plena legitimidad y legalidad, y que dispone desde 2002 del respaldo expreso de las instituciones europeas».

El Lehendakari ha vuelto a reclamar que se impulse «un nuevo modelo de Estado que reconozca su realidad plurinacional y el carácter singular del autogobierno vasco». Asimismo, ha apostado por la construcción «de una nueva Europa que reconozca la singularidad de sus propias regiones constitucionales y realidades nacionales».

Ponencia de autogobierno

En este punto, se ha referido a la Ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco, en la que una comisión de expertos trabaja para la elaboración de una propuesta de texto articulado de nuevo estatus para el 30 de noviembre. Ha realizado un llamamiento al esfuerzo de los cinco grupos parlamentarios para actualizar el autogobierno.«Tras meses de trabajo, sigue primando la voluntad y determinación de tejer acuerdos», ha manifestado.

En este sentido, cree que es «imprescindible una interlocución con plenas funciones por parte del Gobierno Español» para sacar adelante la agenda vasca, que incluye «materializar las transferencias pendientes, impulsar las inversiones para avanzar en la alta velocidad y su llegada soterrada a las capitales, apoyar la industria y la transformación energética, garantizar el futuro del sector de la automoción o apostar por los aeropuertos vascos». Según ha precisado, se trata de «cuestiones que no pueden seguir aparcadas por la inestabilidad en el Estado, por el clima electoral permanente o la ausencia de una interlocución en el Gobierno español».

Comentarios

Urkullu llama a alcanzar un acuerdo de concertación nacional vasca y un pacto de garantía bilateral con el Estado