Íñigo Errejón: el rostro amable del rupturismo

El ex número dos de Podemos es elegido por una abrumadora mayoría de la militancia como candidato de Más País a la presidencia del Gobierno en los comicios del 10N

;
Errejón: «Cada escaño que saquemos será para el acuerdo» El líder de Más Madrid asegura que pondrá por delante «las necesidades de los españoles antes que las necesidades de unas siglas» de cara al 10N

Redacción / La Voz

Íñigo Errejón Galván (Madrid, 1983) se ha convertido este miércoles, gracias al voto a mano alzada de la militancia reunida en la asamblea celebrada en la sede madrileña de UGT, en el candidato a la presidencia del Gobierno por Más País, partido que dará la batalla el 10N por consolidar «un Gobierno progresista» en España.

Su salto a la política nacional es el último paso en un proceso de colisión frontal con Pablo Iglesias, conflicto que estalló en febrero del 2017 en Vistalegre II, cuando el secretario general de Unidas Podemos impuso su modelo unipersonal de partido y fulminó al último sector crítico que sobrevivía en la antigua formación rupturista.

«Nos conocimos enfrentados, pero no tardamos mucho en comprender que veníamos del mismo sitio y debíamos cuidarnos, porque nos quedaba mucho camino por recorrer juntos». Así se refería Íñigo Errejón a Pablo Iglesias en el capítulo de agradecimientos de su tesis doctoral (La lucha por la hegemonía durante el primer gobierno del MAS en Bolivia (2006-2009): Un análisis discursivo; 2012). Toda una premonición. Porque no duró tanto el camino juntos como auguraba el doctorando. Sus senderos continúan en paralelo y, pese a que Errejón ha cultivado una imagen más moderada que Iglesias -más preocupado por fomentar el culto al líder-, lo cierto es que su sustrato ideológico bebe de las mismas fuentes bolivarianas.

En la Bolivia de Evo Morales investigó Errejón los fundamentos del «Estado plurinacional» que reconoce la Constitución del país y que el portavoz de Más Madrid quiere trasladar a España para tratar de solucionar problemas territoriales como el de Cataluña.

«El libertario de Pozuelo»

Además de analizar detalladamente el modelo de Bolivia, Íñigo Errejón, al que sus compañeros de revueltas juveniles bautizaron como «el libertario de Pozuelo», viajó con frecuencia a la Argentina de Cristina Fernández para empaparse de las ideas peronistas. En Venezuela estudió las supuestas bondades del chavismo desde su puesto de director de la Fundación Social Gis XXI.  Y en Caracas lo localizó Pablo Iglesias cuando lo convenció para que volviese a Madrid y lo ayudase a poner en marcha Podemos.

Aunque, a la hora de adoptar ciertas decisiones, Errejón haya apostado por el pragmatismo (por ejemplo, ante la posibilidad de pactar con los socialistas) e Iglesias se haya mantenido firme en su postura inmovilista, el líder de Más País no ha renunciado en ningún momento a un pasado marcado por las tesis bolivarianas y donde se acumulan sombras como su etapa de investigador en la Universidad de Málaga, caso finalmente archivado pero que sacó a la luz que había cobrado 1.800 euros al mes por una plaza que ejercía cómodamente a distancia desde la sede de Podemos en Madrid.

El pasado enero puso fin a su etapa en la formación morada para lanzar junto a Manuela Carmena Más Madrid, partido por el que fue elegido portavoz en la Asamblea madrileña y que usará de plataforma para disputar a Iglesias cada palmo del terreno a la izquierda del PSOE. Porque Errejón sueña con convertir ahora el 10N en un Vistalegre III en el que pueda paladear su venganza.

Errejón avanza que la candidatura irá con la Chunta Aragonesista y con Compromís y ve probable el sí de Equo

La Voz
Íñigo Errejón, este jueves, durante la reunión de la junta de portavoces en la Asamblea de Madrid
Íñigo Errejón, este jueves, durante la reunión de la junta de portavoces en la Asamblea de Madrid

Más País buscará alianzas en otras comunidades

El ya candidato de Más País Íñigo Errejón, ha confirmado que, por el momento, concurrirán a las generales del 10-N con la Chunta Aragonesista y con Compromís.

Errejón ha propuesto un comité electoral para decidir en qué territorios se pueden presentar para no restar. Durante la asamblea celebrada ayer, a la que han asistido unas mil personas, también ha avanzado el probable sí de Equo. 

El ya candidato a las elecciones generales hizo ayer una llamada a la izquierda para evitar «dos meses» de una campaña basada en «trincheras» y de «insultos» en pos de lograr un pacto que desbloquee el Gobierno central ante la «irresponsabilidad» de PSOE y Unidas Podemos tras los últimos comicios, informa Europa Press.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Íñigo Errejón: el rostro amable del rupturismo