El caso de la niña enana: un informe médico sostiene que no era adulta, sino que tenía ocho años

La Voz

ACTUALIDAD

Facebook

La historia viral toma un nuevo rumbo al conocerse unos documentos que corroboran que fueron los padres adoptivos los que le cambiaron la edad legal a 22 años después de ver que Natalia Grace ya tenía la menstruación

27 sep 2019 . Actualizado a las 11:19 h.

A veces las cosas no son lo que parecen. Hace falta indagar para conocer la verdad de los hechos. Ocurrió esta semana con Natalia Grace, la niña enana acusada de ocultar que era adulta y que intentaba asesinar a su familia de acogida. Su particular historia dio la vuelta al mundo, pero en ella la realidad estaba tergiversada. Paso por paso. 

Natalia Grace Barnett ya había pasado por varias familias de acogida antes de llegar al hogar de Kristine y Michael Barnett, en Indiana (EE.UU). En aquel momento, Natalia tenía seis años, según los informes del centro de acogida. Ocurrió todo muy rápido, tanto que la adopción por parte de los Barnett se efectuó en apenas 24 horas. «Como sentía compasión por su situación, no quise presionarles para que me dieran información sobre qué había ido mal», dijo Kristine Barnett a The Daily Mail. Hoy está convencida de que la estafaron: la niña no era quien le dijeron que era.

No obstante, la familia de adopción contaba con toda la documentación relacionada con Natalia. Precisamente, la parte clave de esta historia. Un informe fechaba su nacimiento en el 4 de septiembre del 2003, pero los padres no acababan de creerse ese dato. A mayores, en un informe del 2010 que adelantó la cadena estadounidense NBC se confirmaba que la pequeña no solo tenía ocho años, sino que además padecía una displasia espondiloepifisaria congénita, un trastorno de los huesos que produce baja estatura, anormalidades esqueléticas y, en ocasiones, miopía severa y pérdidas auditivas.