Ellos hacen el Camino de Santiago buceando

Un grupo de submarinistas vascos crearon un trayecto que va desde Hondarribia hasta A Coruña, con un total de 21 etapas bajo el agua


Tuvieron que cambiar los bastones de peregrino por bombonas de buceadores, pero llegaron a su destino: la plaza do Obradoiro. Una estampa cuando menos peculiar en la capital gallega. «En vez de peregrinos, nosotros nos llamamos 'peregrinosub'», dice Iker Yraolagogitia. Y eso es precisamente lo que son, pero por una vertiente hasta ahora no explotada del Camino de Santiago: el fondo del mar Cantábrico. Desde Hondarribia hasta A Coruña.

Yraolagoitia, uno de los cuatro participantes que recientemente terminaron el Camino de Santiagua —denominación que quisieron darle a este particular camino— aclara que su propuesta consta de dos partes: la primera, el buceo; la segunda, el trekking. Así, lo que este grupo de vascos plantea es sumergirse en determinados puntos y trasladarse a pie entre las 21 etapas que conforman el Camino de Santiagua. «Contamos con la colaboración de 23 centros de buceo que nos trasladan en sus embarcaciones hasta la zona de inmersión, donde buceamos entre una hora y media y dos horas al día», señala.

Apoyados por el gobierno del País Vasco y el de Cantabria, este grupo de amigos, liderado por Adolfo Rodríguez (Euskobuzo), quiere implantar diferentes monolitos submarinos a lo largo de la ruta que han creado. Por el momento, en el fondo del Cantábrico ya se pueden ver dos de ellos: uno en la zona portuaria de Getxo y otro en Santander —esta localidad cuenta además con uno situado en la superficie del puerto—. «Los colocamos en espacios a buen recaudo de las corrientes. Aunque la idea está avalada por informes de biólogos, todavía nos faltan algunos permisos de costas para colocar los monolitos restantes», explica.

De hecho, su objetivo es conseguir formalizar esta ruta como una de las diferentes alternativas de peregrinaje al Obradoiro. Si todo sale según lo previsto, esperan llegar a tiempo para el Xacobeo 2020. No obstante, advierten, esta modalidad no es apta para todos los públicos. Por las condiciones particulares que presenta, «es necesaria una experiencia de al menos 70 inmersiones. Al fin y al cabo dependes del mar», concreta Iker. Tal y como está planteada, añade, «la ruta la podrán hacer también aquellos que hagan apnea, en lugar de bucear con bombonas».

Lucha ambiental

«Este era uno de los sueños de mi compañero Adolfo. Quería volver a hacer el Camino de Santiago, pero de una manera diferente». Iker, emocionado con su idea, no se lo pensó dos veces y se metió de lleno en el proyecto, que además busca concienciar sobre el cuidado de los mares. «Si seguimos así, nuestro Cantábrico se va a quedar sin fauna ni flora», advierte Yraolagoitia. Esta ruta es su pequeño grano de arena a la lucha contra los microplásticos, la sobrepesca y los vertidos de hidrocarburos en el fondo marino. «Adolfo pudo conocer cómo era en su vertiente más pura. Había muchísimos más peces que ahora», señala.

Además, quieren demostrar que el Cantábrico no es «el patito feo» de los mares, sino que es «maravilloso». Para ayudarles en ese tarea, el equipo fue grabando cada una de las etapas para crear después un documental que les permita ensalzar la belleza y necesidad de cuidado de las aguas marinas.

El Camino Primitivo se lanza a la conquista de Santiago

susana d. machargo
Cebrián, un peregrino del s.X encarnado por Ángel Palacios, guía la Ruta del Camino Primitivo.
Cebrián, un peregrino del s.X encarnado por Ángel Palacios, guía la Ruta del Camino Primitivo.

La cifra de peregrinos se ha multiplicado por tres en los últimos ocho años. La mesa propone a la Catedral diseñar una credencial propia. El Jacobeo 2021 es el referente

El 2021. Ese es el año que ya tienen en mente todos los integrantes de la Mesa del Camino Primitivo de Santiago, asociaciones, municipios, comunidades autónomas y hasta el Ministerio de Cultura. El objetivo es alcanzar al Camino Portugés, que con algo más de 60.000 peregrinos es el segundo con más afluencia, por detrás del Francés. La idea es que esta Mesa del Camino Primitivo se formalice y adquiera personalidad jurídica, así sus integrantes podrán realizar aportaciones económicas para crear una secretaría técnica que impulse la gestión. La prioridad es que el deán de la catedral de Santiago de Compostela autorice una credencial propia para el itinerario que parte de Oviedo. Además, habrá que preparar un buen programa de actividades para el 2021 y el Gobierno tendrá que aprobar exenciones fiscales para todas aquellas empresas que quieran realizar aportaciones. El Gobierno asturiano también tiene sus deberes. Es urgente aprobar un reglamento para los albergues de peregrinos, para poner orden en la proliferación de este tipo de establecimientos.

Seguir leyendo

Comentarios

Ellos hacen el Camino de Santiago buceando