Archivan la causa abierta por la muerte de un bebé en un parto en casa en Vigo

El juez  reprocha moralmente la conducta de la madre por su imprudencia al no ir a un hospital pero sobresee la causa al no haber castigo penal. No queda acreditado que hubiese una doula ayudando en el parto


VIGO / LA VOZ

El Juzgado de Instrucción número 4 de Vigo ha decretado el sobreseimiento provisional de la causa y archivo de la actuaciones en las que se investigó el fallecimiento de un bebé durante un parto en casa el 10 de diciembre del 2018. Según un auto dictado por Juan Carlos Carballal, los resultados de las pruebas indican que la muerte se produce de «forma previa a la expulsión del feto». Argumenta que los hechos solo podrían integrar un delito de aborto imprudente, sin responsabilidad penal de la embarazada. La decisión para archivarlo se toma solo un día después de que los principales testigos del caso acudiesen a declarar al tribunal, lo que tuvo lugar ayer.

Según explica el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), el juez destaca en la resolución que la mujer tenía el «conocimiento» de que se trataba de un parto podálico. «Los riesgos consecuentes de ello hubieran requerido la asistencia hospitalaria, por lo que la decisión de la embarazada, en este caso, ha de considerarse moralmente reprobable, por más que el Código Penal considere que su acción no merece reproche penal alguno», manifiesta el instructor.

;
Parir en casa: una práctica con riesgos médicos y legales Los expertos advierten de que si el bebé sufre o muere puede existir un delito por imprudencia

El magistrado ve «llamativo» que la embarazada haya asumido «con pasmosa naturalidad» que asistió con regularidad a las revisiones en el servicio de ginecología del Hospital Álvaro Cunqueiro hasta la semana 36, cuando dejó de acudir a los controles. La mujer, según el auto, testificó que en el complejo hospitalario le informaron de que el feto ofrecía una presentación podálica, por lo que deberían practicarle una cesárea. Fue entonces, según su relato, cuando buscó información en internet y preguntó a la matrona y a varias doulas «cómo podía tener un parto de nalgas» porque estaba «en contra» de que le hiciesen una cesárea.

 El juez también señala que las diligencias practicadas han tratado de determinar si durante el embarazo y en el momento del parto fue asistida por una doula por si a esta persona se le pudiera imputar algún tipo de responsabilidad por imprudencia profesional. La causa, sin embargo, ha sido sobreseída porque la madre negó la presencia de ninguna doula en el momento del parto y «no existe otra prueba adicional que pudiera acreditar tal circunstancia».

Comentarios

Archivan la causa abierta por la muerte de un bebé en un parto en casa en Vigo