«Pasapalabra» ingresaba 11.200 euros por cada minuto de publicidad

El bloque de anuncios que se emitía durante el concurso superaba los 40.000 euros


Redacción / La Voz

La súbita retirada de Pasapalabra de la parrilla de Telecinco ha tenido varias consecuencias. A la hora de más que se han sacado de la manga los de Sálvame Banana, sobre la que bromean abiertamente en el programa, hay que sumar la sangría de audiencia que poco a poco va afectando a esa franja en la que muchos días, el concurso era líder. Y que también afecta, por arrastre, al informativo que presenta Pedro Piqueras. Relacionada con la cuota de pantalla está otra cuestión importante: el dinero que pierde Mediaset en ingresos publicitarios.

Según las tarifas de septiembre a enero de PubliEspaña, veinte segundos de un anuncio publicitario durante la emisión del programa tienen un coste de 7.000 euros. Esto supondría que en un minuto los cuatro spots que podrían emitirse alcanzarían los 28.000 euros y en cinco sumarían 140.000. Normalmente los espacios publicitarios se comercializan en paquetes lo que conlleva descuentos de hasta el 60 %. Aún así, las cifras serían cuantiosas: veinte segundos costarían casi 3.000 euros, un minuto de publicidad 11.200 euros y todo el bloque publicitario (de cinco minutos por ejemplo), 56.000 euros.

Las tarifas de publicidad se fijan teniendo en cuenta las audiencias del programa, pero también el público que lo sigue. Nada tiene que ver la audiencia familiar que a la hora de la cena se sentaba para ver Pasapalabra, con los que siguen cada tarde Sálvame en sus diferentes ediciones. Dividido en tres partes, cada una está dirigida y diferenciada para una franja de edad. Sálvame Limón, con lo que se inaugura la tarde, es para mayores de 12 años, Sálvame Naranja está destinado a una franja de edad de más de siete años, para cumplir con el horario infantil después de varias multas por incumplirlo reiteradamente. Sálvame Banana, que lleva una semana en la parrilla tras el cese de emisión de Pasapalabra, está destinado a un público mayor de 16 años.

A estas tarifas había que sumar los patrocinios y las telepromociones, (en las que los presentadores de Mediaset actúan como prescriptores). En el primer caso, la tarifa básica para Pasapalabra ascendía a 57.300 euros el programa y 27.000 euros en particular para el Rosco final, sin incluir los posibles descuentos. 

Una concursante de los «Pasapalabra» no emitidos resuelve el rosco en «Zapeando»

Cuando se ha cumplido ya una semana desde que Telecinco recibiese uno de los mazazos judiciales más grandes de los últimos años que le obligó a retirar de la parrilla súbitamente Pasapalabra, sus fans aún están huérfanos y vagan cambiando de canal a partir de las 20.00 horas muchos sin hallar sosiego. Algunos lo han encontrado en ¡Boom!, donde hay quien asegura que Los Dispersos son los nuevos Los Lobos, (salvando mucho las distancias). Otros se han enganchado a Ti verás, el programa de matrioscas que presenta en TVG Rodrigo Vázquez. Y otros esperan a que llegue Pedro Piqueras viendo Sálvame Banana, el programa que Telecinco se sacó de la manga in extremis para cubrir el hueco dejado por Pasapalabra. Pero aún son muchos los que añoran el momento del Rosco que cada noche llenaba de adrenalina a millones de hogares españoles. 

El secretismo y el silencio se han impuesto alrededor del programa. Nadie ha dicho nada. Ni desde la productora Xanela, que derivan al departamento de Mediaset, ni en el grupo mediático, ni los concursantes, blindados por contrato para no poder pronunciarse. Solo el presentador Christian Gálvez habló para Look hace días. «Sorprendido no estoy, porque sabía que tarde o temprano la sentencia tenía que salir. Hay que esperar a ver cómo reacciona tanto la cadena como la productora». El presentador se mostraba muy cauto con el futuro de Pasapalabra: «A mí hasta ahora no me han avisado de nada. Yo sigo grabando programas y además tengo un calendario bastante avanzado de grabaciones». Además afrontaba con optimismo su futuro, con la esperanza de que se logre un acuerdo y Pasapalabra pueda seguir en emisión. «No creo que lo quiten, pienso que todo se va a solucionar muy pronto. Yo eso es lo que espero. Nosotros seguimos grabando y hay normalidad absoluta en el programa. Imagino que Telecinco ya estará en conversaciones con la productora, así que de momento no me preocupa nada de lo que está pasando. No quiero hacer declaraciones sobre este tema y prefiero esperar a ver qué pasa al final. No estoy alarmado», explicaba.

Tal y como apuntaba el abogado especializado en derechos tecnológicos y audiovisuales, Marcos Judel hace unos días, los concursantes firman un contrato con las productoras que regulan incluso su aparición en otros formatos o hablar del funcionamiento del programa. «Todos los concursos tienten unas bases comunes, como pueden ser la cesión de derechos de imagen, la protección de datos, normas de vestimenta o fechas de grabación. A mayores, cada productora específica sus propio reglamento», aseguraba el letrado. Por eso llama un poco la atención que María Part, una de las concursantes que participaron en los programas de Pasapalabra que ya tenía grabados (no se sabe cuántos, pero lo normal es que se lleven unas semanas de adelanto respecto a la fecha de emisión), haya hablado de su paso por el concurso. 

«No puedo contar mucho porque tampoco sé si Mediaset llegará a un acuerdo con ITV en algún momento, pero... En la grabación del programa que (al menos de momento) no vais a ver hoy, me lo pasé muy bien: para una friki de las palabras como yo, nada mejor que dejarse aconsejar por Rafa y Orestes y agradecer lo bella que me dejó la gente de maquipelu (juro que cuando llegué al estudio no tenía esa cara ni ese pelo). Y que jolín, ver a cerebros funcionando en la tele todas las tardes era bastante guay. Ojalá esto sea sólo un alto en el camino, como en las relaciones súper largas en las que decides darte un tiempo porque te apetece acostarte con otro para volver queriendo mejor y más fuerte: no sé si me explico», colgaba hace unos días en Instagram con una imagen del nombre que lucen habitualmente los concursantes. 

María Part acudió el lunes a Zapeando para intentar resolver el Rosco al que parece que no habría tenido opción frentre a Rafa y Orestes. Precisamente para no violar el contrato que habría firmado con Mediaset, la joven únicamente explicó que había estado con «gente de informativos» y personalmente mantiene la esperanza de que se pueda llegar a un acuerdo para que Pasapalabra vuelva a la parrilla de Telecinco.

Si no se emite el programa, no se cobra el bote de «Pasapalabra»

Mónica Pérez

Las productoras firman claúsulas en las que figuran todo tipo de situaciones, como la retirada de la parrilla

Una vez que los fans del programa comienzan a asumir que, con toda probabilidad, no vuelva a aparecer el rosco de Pasapalabra en sus pantallas al filo de las nueve de la noche, surge la duda. ¿Qué pasa con los concursantes? El lunes Rafa y Orestes repitieron un duelo intentando hacerse con el bote millonario del programa. El primero rozó la gloria y se quedó a tan solo dos palabras de conseguirlo. Si lo hizo o no, es algo que es un secreto entre el equipo del concurso, los participantes y los invitados, pero es probable que si lo ganó en algunos de los programas que Pasapalabra ya tenía grabados, no vaya a cobrarlo.

Seguir leyendo

 

Comentarios

«Pasapalabra» ingresaba 11.200 euros por cada minuto de publicidad