Sandra Faginas Souto

Foto de archivo de un bebé
YES

«He engordado de no comer»

La báscula no engaña y aunque estés empeñado en decir que apenas cenas y que casi no comes, los kilos están ahí. Los malos hábitos, el desorden en la dieta, la falta de ejercicio y, sobre todo, la ingesta calórica de esos pocos alimentos que le metes a tu cuerpo son la clave. Los expertos te dicen dónde está tu error