Jane Fonda, detenida por protestar contra el cambio climático

Se manifestaba con un grupo de activistas en las escalinatas del Congreso de Estados Unidos. La actriz, de 82 años, dice que lo va a hacer cada viernes


Redacción

La actriz Jane Fonda fue arrestada este viernes en las escalinatas del Congreso de Estados Unidos junto con un grupo de manifestantes que reclamaban decisiones del Gobierno para contrarrestar el cambio climático.

«Voy a usar mi cuerpo, que es ahora en cierto modo famoso y popular por la serie que voy a hacer en el Distrito de Columbia, y vamos a tener una manifestación cada viernes», declaró la actriz y activista, de 82 años, al diario «The Washington Post».

Una decena de personas, informa Efe, se congregaron en las escalinatas del Congreso portando carteles con pancartas sobre el cambio climático y desafiaron las instrucciones de la Policía del Capitolio para que desistieran.

Fonda, que fue la tercera persona esposada y detenida, prometió que continuará esas protestas durante los próximos 14 viernes, que es el tiempo que la actriz estará en la capital de EEUU para la producción de la serie «Grace and Frankie», de Netflix.

«Vamos a incurrir en la desobediencia civil y vamos a ser arrestados cada viernes», dijo Fonda al «Post».

La Policía del Congreso informó de que había arrestado a 16 personas por una «manifestación ilegal en el lado este del Capitolio». La portavoz, Eva Malecki, indicó que los arrestados serán acusados de «agruparse, obstruir e incomodar» en el acceso al Congreso.

En 1972, durante la guerra de Vietnam, Fonda realizó una visita a Hanoi y posó en algunas fotografías sentada en una pieza de artillería antiaérea vietnamita. Años más tarde, la actriz calificó como «un gran error» esa protesta, con la cual se granjeó el apodo de «Hanoi Jane».

En su entrevista con el «Post», Fonda dijo que para estas protestas la había inspirado Greta Thunberg, la joven sueca de 16 años que ha incitado huelgas de estudiantes en todo el mundo para reclamar atención hacia el problema del cambio climático.

«Greta ha dicho que tenemos que actuar como si la casa se estuviera quemando», comentó Fonda. «Llamaré estas protestas el 'simulacro de incendio de los viernes'», agregó.

«Ustedes no lo ven, pero tengo una armadura que me protege (...). Tengo 82 años. No hay nada que puedan hacerme. No importa lo que hagan», afirmó Fonda.

La campaña «simulacro de incendio de los viernes» anunció en un boletín de prensa que las protestas continuarán al menos hasta mediados de enero y a ellas se sumaran «celebridades, científicos, economistas y personas de las comunidades afectadas».

«Un 'Nuevo Acuerdo Verde' que suponga una transición y el abandono de los combustibles fósiles proporciona el diseño», agregó, en una referencia al New Deal que el presidente Franklin D. Roosevelt puso en marcha en la década de 1930 para lidiar con la Gran Depresión.

«Dicen que no es realista, dicen que es socialismo», continuó Fonda. «Eso es lo que dijeron acerca del New Deal de Roosevelt, y así fue que conseguimos el Seguro Social y una clase media».

El modelo de consumo se tambalea: la Tierra dice basta

Cristina Porteiro

Varios estudios sostienen que se necesitan 1,75 planetas para satisfacer la demanda anual de recursos y productos. La cumbre de la ONU alerta sobre la emergencia del momento y exige una nueva forma de producir bienes y servicios, así como de demandarlos

Año 2050. El planeta alberga a unos 9.700 millones de personas. De forma paralela a su crecimiento demográfico, la clase media sigue en aumento, igual que la población urbana. Los países en desarrollo, plenamente industrializados, alcanzan las cifras de producción y consumo de los países occidentales. La temperatura media del planeta ha aumentado entre tres y cuatro grados debido a la incesante emisión de CO2, incrementando la acidez de los océanos, la frecuencia de olas de calor extremas, devastadores incendios e inundaciones, enfermedades casi erradicadas y desplazamientos masivos de población hacia zonas más templadas con un alto coste económico y humano en regiones como Europa, que acumuló pérdidas económicas de 453.000 millones de euros entre 1980 y el 2017 y humanas (115.000 víctimas de fenómenos extremos, según la Agencia Europea de Medioambiente). Escasea el agua dulce en más de las tres cuartas partes del mundo y su demanda no deja de crecer (un 400 % desde el 2000). Estallan conflictos políticos a costa del control de los recursos naturales.

Seguir leyendo

Comentarios

Jane Fonda, detenida por protestar contra el cambio climático