Las tropas de Al Asad avanzan sobre territorio kurdo para frenar a los turcos

El despliegue del régimen de Damasco eleva el riesgo de una enfrentamiento entre Turquía y Siria

Un vecino de la localidad de Tel Tamer da la bienvenida a un soldado del Ejercito sirio
Un vecino de la localidad de Tel Tamer da la bienvenida a un soldado del Ejercito sirio

Beirut / E. La Voz

Alivio, pero también miedo, ante el acuerdo entre las fuerzas kurdas y el régimen de Bachar al Asad. Las tropas del régimen de Damasco han comenzado a avanzar sobre el norte de Siria tras el pacto alcanzado con las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), con la mediación de Moscú, para «repeler la agresión y liberar las áreas tomadas por el Ejercito turco y sus mercenarios», según el comunicado de las autoridades kurdas. El acuerdo abre la puerta a que las tropas del régimen entren en Afrín, lo que ampliaría la contienda hacia el oeste. 

Este cambio de alianzas pretende detener una ofensiva turca que en una semana ha desplazado a 130.000 sirios y se ha cobrado la vida de 60 civiles. El presidente Recep Tayyip Erdogan dio el domingo el balance de los primeros días de ofensiva en los que precisó que el Ejército turco ya controlan «109 kilómetros cuadrados de la zona» y ha abatido 440 combatientes kurdos, cifra que la FDS rebaja a 45. Del lado turco se contabilizan 18 bajas civiles.

En 24 horas y sin disparar una sola bala han recuperado posiciones perdidas desde hace más de seis años. Los soldados sirios llegaron ayer a la localidad de Ain Issa y la población local les dio la bienvenida, según  la agencia oficial de noticias siria Sana y el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Los militares también se han desplegado en Tabqa, cerca de Raqa, la capital provincial, lo que ha supuesto la vuelta de las fuerzas del régimen a una zona que alberga una importante presa hidroeléctrica, y Tel Tamer, situada a 35 kilómetros del punto central de la ofensiva turca.

El avance de las tropas de Al Asda no ha detenido la incursión turca. Combatientes proturcos se enfrentaron con el Ejército regular sirio y las FDS en la localidad de Manbij. Mientras las localidades fronterizas de Ras Al Ayn y Tel Abyad continúan siendo objetivo de los ataques turcos.

El avance hace temer un enfrentamientos entre el Ejército sirio y turco, uno de los motivos con el que el secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper, justificó la retirada total de las tropas estadounidenses de Siria. Según Aron Lundt, analista de The Century Foundation, Rusia estaría en posición de evitar una guerra abierta entre Ankara y Damasco, ya que Vladimir Putin «valora su relación con Turquía, lo que puede llevarle a coordinar acciones con ese país, para evitar un conflicto», aunque admitió que los intereses de Putin y Al Asad difieren en este punto.

«Compromiso doloroso»

El comandante en jefe de las FDS, Mazloum Abdi, tildó de «compromiso doloroso» su acuerdo con el régimen de Damasco en un artículo publicado en Foreign Policy. «Creemos en la democracia como un valor fundamental, pero en vista de las invasión de Turquía y la amenaza existencial a nuestro pueblo tenemos que reconsiderar nuestras alianzas», escribió. Y concluyó: «Si tenemos que escoger entre este compromiso y el genocidio de nuestro pueblo, elegimos la vida».

Pero el retorno de las fuerzas de Al Asad inquieta a muchos. «Los trabajadores locales de oenegés no estamos seguros, tenemos miedo del régimen», cuenta desde Al Hasaka, una trabajadora de una ONG local. Y aunque admite que los kurdos se han quedado sin aliados, afirma que «los kurdos no estamos contentos, hemos vivido bajo el régimen antes y no teníamos libertad, esto es un paso atrás». 

Ejecuciones extrajudiciales

Las FDS denunciaron la ejecución extrajudicial de nueve civiles, entre ellos la activista de derechos humanos y secretaria general del Partido Siria Futuro, Hervin Khalaf, a manos de Ahrar al Sharqiya, uno de los grupos rebeldes apoyados por Turquía y entre cuyos miembros hay antiguos combatientes del Frente al  Nusra (exfilial siria de Al Qaida). Este grupo publicó un vídeo en el que se les ve disparando a detenidos esposados y vejando el cadáver de Khalaf.

Fugas de prisioneros de EI 

El Gobierno turco acusó este lunes a las YPG, la mayor fuerza de las FDS en la lucha contra el Estado Islámico, de vaciar una cárcel en la que estaban recluidos yihadistas. Donald Trump se hizo eco del discurso turco y acusó a las fuerzas kurdas de «liberar» a los terrroristas para conseguir la «implicación» del Ejército de EE.UU.

La UE pacta restringir la venta armas a Turquía, pero evita el embargo

I. SÁNCHEZ ARTERO
Borrell ha insistido en que el embargo de armas no es competencia europea, sino que se trata de una decisión de cada Estado miembro
Borrell ha insistido en que el embargo de armas no es competencia europea, sino que se trata de una decisión de cada Estado miembro

España se suma a la decisión de Alemania, Francia, Holanda o Finlandia de detener «inmediatamente» sus licencias de exportación de armamento

La Unión Europea aprieta, pero no ahoga. Los ministros de Exteriores de la UE instaron ayer a Turquía, socio clave y aliado de la OTAN, a cesar su ofensiva en el noroeste de Siria y retirar sus tropas. Evitaron aprobar un embargo, pero a la vez se acordó restringir la venta de armas a Ankara y dejar en manos de cada país la decisión.

A su llegada a la reunión, el ministro de Exteriores en funciones y próximo jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, indicó que en el ánimo de sus homólogos está «adoptar una actitud exigente con Turquía, por su rechazo frontal y firme contra el ataque sirio». Ese ánimo se redujo a una condena por parte de la UE a la acción militar de Turquía por socavar «gravemente la estabilidad y la seguridad de toda la región». Además del obvio sufrimiento de los civiles y el aumento de desplazamientos, Turquía también pone en peligro con su acción militar el «progreso logrado hasta ahora por la coalición global para derrotar al Estado Islámico», que sigue siendo una amenaza para la seguridad europea.

Seguir leyendo

Comentarios

Las tropas de Al Asad avanzan sobre territorio kurdo para frenar a los turcos