Sánchez, Rivera, Abascal y Errejón cruzan sus campañas en Andalucía

Es la comunidad que más escaños aporta, 61 de los 350 que conforman el Congreso


redacción / la voz

Tras un debate televisivo en el que Pedro Sánchez apenas intercambió palabras con Santiago Abascal, el candidato socialista lanzó ayer su discurso en Andalucía contra los partidos «a los que no les importa pactar con la ultraderecha». El PSOE volvió a agitar a su electorado advirtiendo de la amenaza de Vox, condicionado por la presencia de su líder en la misma región. El presidente en funciones se dirigía a unos 2.000 simpatizantes en Torremolinos, después de pasar por Córdoba. A la misma hora, Abascal comenzaba su mitin en Huelva tras asegurar haber «batido todos los récords» de asistencia con su acto el día anterior en Dos Hermanas —justo donde Sánchez inició su carrera para recuperar el torno de Ferraz hace dos años—. Nada queda a expensas de la improvisación.

El PSOE trata de recuperar y marcar distancias en el que fue su feudo. Vox intenta crear en él su bastión. Las autonómicas del 2018 anunciaron la irrupción del partido de Abascal, que sumó 12 diputados. En las generales de abril volvió a encontrar allí un importante caladero de votos: más de 600.000 traducidos en seis escaños para el Congreso. La última encuesta de Sondaxe, publicada el domingo, amplía su representación al doble. El PSOE, entre tanto, perdería un nuevo diputado. Andalucía es una plaza codiciada para los partidos, al aportar 61 diputados de los 350 que conforman el hemiciclo.

Albert Rivera e Íñigo Errejón también coincidieron ayer en la comunidad. El primero intervino en Sevilla, donde dio un paseo en barco por el río Guadalquivir y vaticinó «un vuelco electoral que no se lo espera nadie». Acompañado por el vicepresidente de la Junta y líder andaluz de Cs, Juan Marín, Rivera se sacudió los pésimos resultados que le auguran las encuestas y pidió para España «un Gobierno como el de Andalucía», del que su partido forma parte con el apoyo de Vox.

Íñigo Errejón estuvo en Málaga, donde el dirigente de Más País propuso dejar sin sueldo a los diputados hasta que haya Gobierno. En la misma ciudad protagonizó un acto Alberto Garzón, candidato de Podemos en la provincia.

Díaz no comparece por la Faffe

La expresidenta de Andalucía, Susana Díaz, no acudirá hoy a la comisión de investigación del Parlamento regional sobre el escándalo de la Faffe, la Fundación de Empleo de la Junta, cuyo director general habría empleado dinero público en doce fiestas celebradas en prostíbulos. A través de un comunicado, Díaz explica que no comparecerá al no haber recibido la notificación, aunque dice que sí lo hará cuando le llegue en tiempo y forma. Tampoco estarán el expresidente José Antonio Griñán ni la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero. La que fuera consejera de Díaz —dos años después de la disolución de la Faffe— esgrime un informe del Consejo de Estado que rechaza que los ministros deban comparecer en comisiones de investigación autonómicas.

La sentencia de la pieza política de los ERE, el otro caso de corrupción que persigue a los socialistas en Andalucía, se conocerá después del 10N. La semana pasada, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía otorgó al magistrado ponente, José Antonio Calle Peña, un plazo de 15 días para que termine de redactar el fallo.

Comentarios

Sánchez, Rivera, Abascal y Errejón cruzan sus campañas en Andalucía