Guaidó llama a «insistir» en Venezuela hasta que los militares den la espalda a Maduro

El líder opositor venezolano sale fortalecido de una multitudinaria manifestación que vuelven a calentar las calles del país


corresponsal / caracas

El presidente interino de Venezuela reconocido por 57 países, Juan Guaidó, ha anunciado convocatorias «sin retorno a las calles» que comenzaron este fin de semana, con una concentración de miles de personas en las calles, no solo en la capital venezolana, sino en decenas de ciudades de todo el país.

«Hoy la dictadura nos subestimó pensando que no íbamos a salir», señaló Guaidó a sus seguidores, desde el mismo punto en el que el 23 de enero se juramentó como presidente interino por la Asamblea Nacional. Guaidó. «Tenemos que insistir hasta que el poder de las armas no esté del lado del usurpador, sino del lado de la Constitución», dijo Guaidó ante miles de venezolanos concentrados en el este de Caracas. «Es el factor [el de los militares] que hoy nos falta, es el factor que hoy debe tomar una decisión», añadió el líder opositor, que anunció que a partir del lunes «comienza una agenda de protestas sostenidas», siguiendo «el ejemplo de Bolivia, aunque Bolivia estuvo 18 días y nosotros hemos estado años».

El jueves 21 se iniciará, dijo Guaidó, una «agenda de protestas sin retorno», con los universitarios como grandes agitadores.

La manifestación opositora se desplazó desde el punto de concentración a la embajada de Bolivia, con Guaidó a la cabeza, apenas horas después de que el presidente del Parlamento conversara con la presidenta interina de ese país, Jeanine Áñez, quien lo reconoció como mandatario horas después de ser juramentada por el Congreso de su país, tras la renuncia de Evo Morales.

«Alerta máxima»

La de este sábado es una de las concentraciones más numerosas de la oposición en los últimos meses, replicada en todo el país y en ciudades donde la diáspora venezolana es numerosa, como son Miami o Bogotá. El chavismo, en tanto, desplegó a la Policía Nacional Bolivariana y convocó a sus seguidores a una manifestación en las cercanías del palacio de Miraflores.

El régimen venezolano decretó «alerta máxima» del Alto Mando de sus fuerzas armadas, temeroso, sin duda, de los eventos ocurridos en Bolivia.

«El usurpador [Nicolás Maduro] quedó confinado a cuatro cuadras», aseguró un Guaidó cuyo liderazgo en la oposición se vio cuestionado durante las últimas semanas pero sale fortalecido de la convocatoria de ayer.

En tanto, desde la manifestación chavista, Diosdado Cabello, número dos del régimen, señalaba que «quienes creyeron que aquí podían repetir lo de Bolivia se equivocaron […] Ese es el numerito de Juanito Alimaña», como llama la revolución bolivariana al presidente del Parlamento.

La marcha del oficialismo, muy pobre en número de seguidores a pesar de enviar a buscarlos en el interior del país, tuvo escasa cobertura, incluso de la televisión oficial venezolana.

La jornada concluyó sin incidentes que lamentar, más allá de algunas refriegas entre manifestantes y las fuerzas policiales venezolanas, que dispersaron concentraciones no autorizadas por el régimen.

Comentarios

Guaidó llama a «insistir» en Venezuela hasta que los militares den la espalda a Maduro