Alemania expulsa a dos diplomáticos rusos tras el asesinato de un asilado georgiano

El Gobierno federal acusa a Moscú de falta de cooperación tras implicar en el crimen a los servicios secretos rusos

Los forenses examinaron el 23 de agosto el lugar donde fue asesinado a tiros Zelimjan Jangoshvili, de 40 años
Los forenses examinaron el 23 de agosto el lugar donde fue asesinado a tiros Zelimjan Jangoshvili, de 40 años

bERLÍN / CORRESPONSAL

Un asesinato cometido el pasado verano en el parque Tiergarten, en pleno centro de Berlín, se ha convertido en un asunto de Estado. Alemania expulsó ayer con efecto inmediato a dos diplomáticos rusos, después de que la fiscalía federal del país, que se encarga de casos relacionados con espionaje, asumiera la investigación en torno a la muerte de un asilado georgiano-checheno por motivos aparentemente políticos.

El 23 de agosto Zelimjan Jangoshvili, de 40 años y que había luchado en la guerra de Chechenia al lado de los rebeldes para luego formar parte de las fuerzas de seguridad georgianas, fue asesinado a tiros desde una bicicleta por el ruso identificado como Vadim K., que se encuentra detenido. La Justicia alemana sospecha que se trata de un crimen orquestado por los servicios secretos de Rusia, al igual que ocurrió con los exespías Alexander Litvinenko y Serguéi Skripal en el Reino Unido, o Chechenia.

«Con esta medida, el Gobierno federal reacciona al hecho de que las autoridades rusas, a pesar de los reiterados e insistentes pedidos al más alto nivel, no hayan cooperado de manera suficiente con la investigación», informó la diplomacia alemana en un comunicado. Es más, la declaración de personas non gratas a los dos empleados de la embajada rusa en Berlín podría venir acompañada de «otras medidas», advirtió.

También el secretario de Estado, Andreas Michaelis, solicitó la colaboración del embajador ruso, Serguéi Necháyev, el pasado 20 de noviembre durante una conversación que tuvo lugar en el Ministerio de Exteriores. Sin embargo, el Kremlin ha gestionado todas las peticiones de Berlín «de forma dilatoria», reza el comunicado. Incluso la canciller alemana criticó la inacción de Moscú. «Resulta llamativo que por desgracia no hayamos recibido ayuda de Rusia», dijo Angela Merkel desde la cumbre de la OTAN que se celebra en Watford.

Entretanto, el Kremlin negó cualquier vínculo con el caso, que está lastrando las relaciones bilaterales entre ambos países. Mientras el presunto autor, Vadim K., sospechoso de haber cometido un asesinato similar en el 2013 en Moscú, opta por mantenerse en silencio, las autoridades rusas criticaron lo que consideran un «enfoque politizado» por parte de Alemania y anticiparon que responderán a la expulsión «inamistosa e infundada» de sus diplomáticos.

Comentarios

Alemania expulsa a dos diplomáticos rusos tras el asesinato de un asilado georgiano