El principal aliado de Macron, imputado por financiación ilegal de su partido

Bayrou fue ministro de Justicia en el 2017 y lideraba el Movimiento Democrático

Bayrou, durante una campaña electoral
Bayrou, durante una campaña electoral

REDACCIÓN / AGENCIAS

El líder centrista francés François Bayrou, que ejerció brevemente de ministro de Justicia en el año 2017 al comienzo del mandato del presidente, Emmanuel Macron, fue imputado este viernes por su implicación en el caso de los asistentes de los eurodiputados de su partido, el MoDem.

Los jueces instructores ante los que compareció durante todo el día Bayrou lo inculparon por complicidad en malversación de fondos públicos, indicaron fuentes judiciales citadas por la emisora France Info.

Los magistrados investigan si los colaboradores de los eurodiputados del MoDem, pagados con los fondos del Parlamento Europeo, en realidad trabajaban de forma indebida para la formación centrista.

Desde mediados de noviembre, con el presidente Bayrou ya han sido acusados una docena de responsables del MoDem, incluidas las otras dos ministras que también formaron parte como él del primer Gobierno de Macron durante unas pocas semanas: Sylvie Goulard (Defensa) y Marielle de Sarnez (Asuntos Europeos).

La apertura de una investigación por la Fiscalía de París condujo a la dimisión de los tres en junio del 2017.

Marielle de Sarnez y Sylvie Goulard (cuya candidatura para ocupar un puesto de comisaria europea fue rechazada el 10 de octubre pasado precisamente por su implicación en este caso) habían sido eurodiputadas y ambas han sido procesadas esta semana por malversación de fondos públicos.

El MoDem no es el único partido investigado por la justicia en Francia por haber pagado colaboradores con el dinero que la Eurocámara atribuye para que los parlamentarios europeos remuneren a sus asistentes. Lo mismo sucede, por ejemplo, con la líder de la extrema derecha, Marine Le Pen, que también está imputada.

El recuerdo de la protesta de 1995, que hizo tambalear al Gobierno, amenaza el Elíseo

La reacción contra la reforma de las pensiones en Francia guarda paralelismos con la que hubo de ser retirada en 1995 por una huelga histórica que trastocó durante casi un mes la actividad del país, un precedente que forzosamente tiene en mente Macron.

El paro iniciado este jueves tiene, al igual que en 1995, un seguimiento masivo en los ferrocarriles y en los transportes metropolitanos de la región de París, donde viven 12 millones de personas.

El director de orquesta es el primer ministro de Macron, Édouard Philippe, que la próxima semana será el encargado de presentar los detalles. Ironías del destino: el padrino de Philippe en la política no es otro que Alain Juppé, primer ministro en 1995.

Seguir leyendo

Comentarios

El principal aliado de Macron, imputado por financiación ilegal de su partido