El sospechoso del crimen de Nochevieja, en manos de los forenses

La defensa del supuesto homicida en Oleiros «espera» que la autopsia lo exculpe y se sepa si murió por el golpe, una caída u otras circunstancias.  Víctima y agresor discutieron por querer ser los primeros en que les sirvieran una copa


A Coruña

A día de hoy, con David M. E. en prisión como investigado por un supuesto delito de homicidio, seguimos «casi como el primer día», según indican fuentes judiciales. Sin conocer al detalle cómo y por qué falleció Enrique Gueto Cabarcos cuando celebraba junto a su familia la Nochevieja en un hotel de Oleiros. Mientras no haya un informe de la autopsia, nada cambiará el proceso judicial abierto y, por tanto, en la vida a corto y largo plazo del presunto autor del golpe con el cenicero. Esté aseguró ayer a la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de A Coruña que en ningún momento utilizó objeto alguno para agredir al fallecido. Reconoció que hubo empujones por ambas partes, pero nada más que eso. La jueza, no obstante, decidió su ingreso en el centro penitenciario de Teixeiro a la espera del informe forense y de nuevas declaraciones de los testigos que arrojen más luz sobre lo que allí pasó entre las 05.45 y las 06.30 horas del pasado día 1.

La Guardia Civil dice tenerlo claro. Las declaraciones tomadas a los allí presentes a los pocos minutos de producirse la muerte de Enrique, como las escuchadas al día siguiente en el cuartel a más testigos, empuja a los investigadores a pensar que David M.E., de 27 años y con antecedentes penales por lesiones, fue la persona que le propinó a la víctima el golpe con un cenicero de metal que se encontraba en una de las mesas de la terraza del establecimiento.

Su abogado, el penalista coruñés Diego Reboredo, pide «prudencia». Aclara que no solo queda claro en las testificales si su cliente fue el autor o no de la agresión que terminó con la víctima en el suelo agonizando. Ni siquiera, añaden otras fuentes, se sabe si las huellas del ahora encarcelado quedaron impresas en el cenicero empleado.

La causa de la muerte es crucial para cerrar el caso. Todavía sin un informe preliminar, nada se puede determinar. Se sabe, porque se ha visto, que el fallecido dejó un gran charco de sangre que brotó de su cabeza. Y que tanto una enfermera que se encontraba también en el hotel y un agente de la Guardia Civil que intentó durante 20 minutos salvarle la vida pudieron comprobar que en un principio respiraba, aunque su pulso ya era débil.

¿Cuándo llegará ese informe? Aún tardará unos días. La familia del fallecido que está atravesando los peores días de su vida, quieren saber las causas. También la defensa del supuesto homicida, pues lo que digan los forenses «podría dar un vuelco al caso y exculparlo», según el abogado de la defensa. Y si no exculparlo del todo, rebajarle algún grado el delito de homicidio o, incluso que quede en lesiones graves. «Vamos a esperar», concluye Diego Reboredo.

Mientras la familia del fallecido última los trámites para las honras fúnebres, Su presunto homicida ya pasó la noche en el centro penitenciario de Teixeiro. Lo hizo en el módulo de ingresos y se le aplicó el protocolo antisuicidios como es habitual en estos casos. Con un preso sombra que no se aparta de él. Ahí pasará los días que sean necesarios hasta que Instituciones Penitenciarias decida si lo traslada o no a un módulo. Su abogado transmitió que se encuentra totalmente hundido por lo ocurrido. 

A prisión el supuesto autor del golpe que mató a un hombre en Nochevieja en Oleiros

Alberto Mahía
David M.E., de 27 años, ha sido enviado a prisión
David M.E., de 27 años, ha sido enviado a prisión

David M.E., de 27 años, supuesto autor del golpe con el cenicero, fue encarcelado, mientras que H.M.R. quedó en libertad y tendrá que comparecer una vez al mes en los juzgados como investigado por un delito de lesiones. Ambos declararon que nunca quisieron matar a Enrique Gueto

La jueza del Juzgado de Instrucción número 2 de A Coruña, en funciones de guardia, decretó el ingreso en prisión comunicada y sin fianza para David M. E. como investigado por un supuesto delito de homicidio, cometido en Bastiagueiro (Oleiros). El otro detenido, H.M.R., de 30 años, fue puesto en libertad, aunque tendrá que comparecer una vez al mes en los juzgados en calidad de investigado por un presunto delito de lesiones.

Ambos fueron puestos a disposición judicial a primera hora de la mañana de ayer. El primero en declarar ante la jueza fue H.M.R. Defendido por el penalista Ramón Sierra, negó haber agredido a la víctima. Reconoció que estaba presente en la pelea, pero sin apenas intervenir. Su letrado asegura que su arresto «nunca debió haberse producido, tal y como ahora confirma el auto judicial que lo deja en libertad». Asimismo, el abogado quiso destacar el «profundo dolor» que siente su cliente ante la muerte de un joven al que conocía.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El sospechoso del crimen de Nochevieja, en manos de los forenses