Australia prepara un fondo de 1.243 millones para recuperar el territorio arrasado

Imputadas 24 personas por haber provocado incendios forestales de forma deliberada


redacción / agencias

La factura de los incendios en Australia es inmensa. La de vidas humanas (25 muertos y una cifra de desaparecidos por determinar), la medioambiental, cuya huella llega incluso a Nueva Zelanda en forma de cenizas, y la económica. El Gobierno destinará una partida de 1.243 millones a la recuperación del territorio arrasado tras un fin de semana considerado «catastrófico». Una tenue lluvia dio una pequeña tregua a la ola de fuegos, que comenzó en septiembre. Y la policía contabiliza 24 personas imputadas por provocar incendios de forma deliberada, informa Europa Press.

El primer ministro australiano, Scott Morrison, dijo que el dinero será gestionado durante los próximos dos años por una nueva agencia. «Se hará lo que haga falta, cueste lo que cueste», dijo Morrison en una rueda de prensa en Camberra tras reunirse con el comité de seguridad nacional de su gabinete para analizar la respuesta a los fuegos.

EFE

El dirigente, según Efe, señaló que la partida presupuestaria es independiente de otras ayudas ya aprobadas y aclaró que se trata de un compromiso «inicial» que podrá incrementarse si es necesario. «Nos centramos en el coste humano y el coste de reconstrucción de las vidas de la gente para garantizar que hacemos todo lo posible, tan rápido como podemos, para ayudar a los esfuerzos de recuperación», añadió. La medida sigue a la del despliegue de 3.000 reservistas y una partida de 12,4 millones de euros para alquilar cuatro hidroaviones y otros medios aéreos.

Mientras tanto, las autoridades hacían recuento de los daños aprovechando el respiro proporcionado por la lluvia. En el estado de Nueva Gales del Sur, el más afectado, los bomberos confirmaron la destrucción de unas 60 casas aunque prevén que la cifra sea de varios centenares en esta jurisdicción.

Australia se prepara para lo peor en la ola de incendios: «Si podéis marcharos, debéis hacerlo»

Jill Gralow

Las autoridades extreman la alerta para este fin de semana en Nueva Gales del Sur ante la subida de temperaturas y la previsión de viento; más de 480 millones de animales han muerto en Nueva Gales del Sur debido a las llamas

Australia, en medio de las llamas contiene el aliento. En parte, por el humo de los más de 200 fuegos que siguen activos en el país, pero también por el miedo a perder sus hogares e incluso sus vidas ante un desastre que avanza sin control. Las autoridades ordenaron la evacuación de varias ciudades de la costa sudeste ante la llegada de una nueva ola de calor este sábado, una jornada negra en la que se esperan temperaturas superiores a los 40 grados y ráfagas de viento que avivarán los incendios activos.

Entre Nochevieja y Año Nuevo, los incendios fuera de control provocaron la muerte de ocho personas y redujeron a cenizas cientos de hectáreas de bosques en Nueva Gales del Sur. Además de miles de turistas quedaron aislados en ciudades de la costa este, rodeados por las llamas. Ante la subida de temperaturas del sábado, las autoridades han declarado el estado de emergencia a partir del viernes. Este mismo jueves, los servicios de bomberos dieron 48 horas a para evacuar la zona entre Batemans Bay y el Estado de Victoria, de unos 200 kilómetros de largo. Se trata de la operación de evacuación «más importante jamás realizada en la región», según declaró el ministro de Transportes de Nueva Gales del Sur, Andrew Constance. El ministro estimó que hay unos 3.000 turistas y 1.000 locales en la zona, pero «no todos querrán marcharse y no podrán entrar todos a la vez» en el buque naval que se ha enviado a rescatarles. Los que optaron por huir en coche tuvieron que soportar largas caravanas de camino a Sídney. La magnitud del desastre hace que los bomberos estén desbordados. Algunos de los incendios llevan meses ardiendo. En ese tiempo, 18 personas han muerto, 1.300 casas han sido calcinadas y han ardido 5,5 millones de hectáreas -un área que supera en tamaño a países como Dinamarca o Holanda-. «Hay tantos incendios en esta zona que no podemos contenerlos», reconoció el subdirector del servicio de bomberos de Nueva Gales del Sur, Rob Rogers. Lo único que pueden hacer es asegurarse de que «no quede nadie en el camino» de las llamas. Por ello, el ministro Constance insistió en la importancia de evacuar la zona de mayor peligro.«Si podéis marcharos debéis hacerlo. Si no lo hacéis, nosotros simplemente no podemos garantizar vuestra seguridad», dijo.

Seguir leyendo

Comentarios

Australia prepara un fondo de 1.243 millones para recuperar el territorio arrasado