Tres vicepresidentas para diluir a Pablo Iglesias

Enfado en Podemos tras haber conocido por la prensa el ascenso de Teresa Ribera


Madrid / La Voz

El Gobierno de coalición tendrá cuatro vicepresidencias, una más de las previstas. A la de perfil más político, que ostentará Carmen Calvo, la económica de Nadia Calviño y la social del secretario general del Podemos, Pablo Iglesias, se une la de Teresa Ribera, que llevará Transición ecológica y Reto demográfico.

Se trata de una reforma de última hora decidida por Sánchez y que forma parte de su estrategia para combatir el enorme peso político que se le augura a Podemos dentro del Gabinete. El día inmediatamente después de que el PSOE y UP firmaran un protocolo de buenas prácticas para garantizar la convivencia de ambas fuerzas en el Gobierno, a los morados les cogió este anuncio con el pie cambiado al no contar con esta cuarta vicepresidencia que, entienden, minimiza y diluye el cargo de Pablo Iglesias. Sin embargo, a pesar del enfado, no harán declaraciones al respecto. Se trata de la segunda minicrisis que afronta el Gobierno de coalición antes siquiera de ver la luz, ya que no quedará formalmente constituido hasta el domingo, cuando Sánchez se lo comunicará al rey, tomarán posesión el lunes, y el martes habrá un primer Consejo de Ministros. La primera crisis se debió al enfado del PSOE tras comprobar cómo Iglesias buscaba el protagonismo mediático con las filtraciones de sus ministros y concediendo entrevistas en calidad de vicepresidente antes de que Sánchez prometiese el cargo.

Las apuestas se habían disparado en favor de Ribera, con la que Sánchez mantuvo una reunión ayer al mediodía en la Moncloa, desde que fuentes del Gobierno anunciaron que la cuarta vicepresidencia se encargaría de una de las «transformaciones que necesita» España. En noviembre del 2015, en el primer y fracasado asalto de Sánchez a la Moncloa, el entonces líder de la oposición se comprometió con asociaciones ecologistas a crear una vicepresidencia de sostenibilidad. También formaba parte de una de sus principales ideas el pasado verano cuando volvió a tropezar en ser investido. 

Montero, Hacienda y Portavocía

Otro de los nombres que sonó con fuerza para hacerse con la cuarta vicepresidencia fue el de la actual ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero. A su favor jugaba el carné del partido. Sin embargo, la andaluza estaba muy bien posicionada para hacerse con la portavocía del Gobierno de coalición, al presentar un perfil que agrada en Podemos, y en ese cargo, y en el de Hacienda, fue confirmada ayer para sustituir a Isabel Celaá. 

Récord de vicepresidencias

La semana que viene se pondrá a andar el primer Gobierno de coalición desde la restauración de la democracia y el primero con cuatro vicepresidencias. Hasta ahora el récord estaba en tres, con María Teresa Fernández de la Vega, Elena Salgado y Manuel Chaves como lugartenientes de Zapatero.

Los principales asesores de Sánchez continúan dando los últimos retoques. Pablo Iglesias ya quemó sus naves al ir filtrando los nombres de sus ministros y sus secretarios de Estado, en su mayoría con un gran peso político. Moncloa confirmó ayer a Irene Montero (Igualdad), Yolanda Díaz (Empleo), Alberto Garzón (Comercio) y Manuel Castell (Universidades). Para contrarrestar esto, Sánchez frenó en seco sus nombramientos. En principio estaba previsto que el primer Consejo de Ministros se celebrase hoy, pero la apuesta de Iglesias por marcar un perfil propio dentro del Gobierno, le han obligado a posponerlo. Desde Moncloa también confirmaron ayer que la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, seguirá siendo ministra de Presidencia y Relaciones con Las Cortes, «y asumirá las materias de Memoria Democrática».

Moncloa confirma los ministros avanzados por Unidas Podemos

Era un secreto a voces, pero la Moncloa confirmó ayer los nombres y los departamentos que dirigirán los elegidos por Pablo Iglesias para formar parte del Gobierno. Todos ellos dependerán de la vicepresidencia social de la que se encargará el secretario general de Podemos.

Su pareja y hasta ahora portavoz parlamentaria del grupo de Unidas Podemos, Irene Montero, se pondrá al frente del Ministerio de Igualdad. El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón se queda con Consumo, también de nueva creación. El sociólogo Manuel Castells se encargará de Universidades a petición de Ada Colau.

Por último, la gallega Yolanda Díaz se convertirá la próxima semana en la ministra de Trabajo, aunque todo parece indicar que sin la Seguridad Social, históricamente integrada en esta cartera. Junto con el gran peso político de los nombres que escogió Iglesias para formar parte del Ejecutivo, qué hacer con esta gran bolsa de dinero público fue otro de los motivos que han motivado el retraso de la formación de Gobierno. En principio dispondrá de una cartera propia, que podría bautizarse como Ministerio de Pensiones, o incluso integrarse en la Vicepresidencia Económica o en el departamento de Hacienda.

Comentarios

Tres vicepresidentas para diluir a Pablo Iglesias