Los jóvenes respaldan a Enrique y Meghan mientras los adultos los critican

La crisis en la monarquía evidencia los cambios generacionales que inspira la monarquía

Los principes, con su hijo Archie, en un viaje a Sudáfrica el año pasado
Los principes, con su hijo Archie, en un viaje a Sudáfrica el año pasado

londres / e. la voz

La decisión de los duques de Sussex de renunciar a estar en la primera línea de las actividades de la familia real británica ha provocado reacciones de todo tipo entre sus compatriotas, pero, sobre todo, ha puesto de manifiesto las diferencias de opinión existentes entre los jóvenes y los mayores respecto a la institución de la monarquía y el papel que debe desempeñar.

Tania Abbey, una vecina del sur de Londres que trabaja en una lavandería y que está cerca de jubilarse, tiene claro quién es el responsable del último embrollo real: Meghan Markle. «Es una destroza hogares. Antes de que ella apareciese en escena Guillermo y Enrique eran muy unidos y ahora casi ni se hablan. Enrique siempre mostró respeto por la reina, pero ahora ni pasa las Navidades con ella ni la informa de sus planes», afirmó, dando por validas todas las informaciones aparecidas en la prensa británica.

En similares términos se pronunció Simon Coleman, quien aunque aseguró que no está particularmente interesado en los avatares de la familia real también apuntó a la exactriz estadounidense. «Ella no sabe dónde se metía y parece que no quiere ajustarse a las normas», argumentó.

En contraposición, los jóvenes tienen otra visión. «Creo que es bueno que quieran independizarse de la familia real, porque con ello muestran algo de humanidad», afirmó Matthew Henney, un joven londinense de 24 años que trabaja en una multinacional americana de ropa y para quien el hecho de que la pareja haya anunciado que no quiere seguir viviendo del erario también es una buena señal. «No deberían recibir más dinero público. Por supuesto, no es algo que pueda ocurrir inmediatamente, pero deberían dejar de recibirlo porque ellos tienen muchas oportunidades de hacer dinero fuera de la casa real», agregó.

Rana Miah, de 33 años, comparte la opinión de Henney. «Son jóvenes que quieren hacer su vida como mejor lo consideran y quieren aportar algo nuevo a una institución antigua y rígida. Creo que están haciendo lo correcto», concluyó.

Comentarios

Los jóvenes respaldan a Enrique y Meghan mientras los adultos los critican