El ascenso, ¿una condena de divorcio?

G. Lemos REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

SANDRA ALONSO

Un estudio sueco concluye que las promociones aumentan el riesgo de ruptura, aunque solo entre las mujeres

17 ene 2020 . Actualizado a las 09:03 h.

Hay miles de muestras de la brecha de género que aún sufren las mujeres en el ámbito laboral. Desde la desigualdad salarial a la falta de paridad, no solo en consejos de administración y altos cargos directivos, sino también en las escalas de mandos intermedios.

Pero, por si costara poco ir quebrando ese techo de cristal, un estudio acaba de probar ahora que, para romperlo, las mujeres tienen que pagar un peaje personal mucho más alto que si el elegido para el ascenso es un hombre. Así lo afirman los investigadores suecos Olle Folke y Johanna Rickne, que concluyen que «los ascensos a puestos directivos aumentan exponencialmente la probabilidad de divorcio en el caso de las mujeres, pero no afectan a los matrimonios de los hombres».

En concreto, los dos profesores analizaron una amplia muestra de mujeres suecas tanto en el sector público (alcaldesas y diputadas) como en el privado (directoras generales). Y los hallazgos son similares en ambos casos. En las empresas, más del 10 % de las mujeres promocionadas se divorciaron en los tres años siguientes a su ascenso, duplicando, de largo, la tasa de ruptura matrimonial de los hombres que llegan a los mismos puestos. En el caso de las elegidas para cargos públicos, las cifras son incluso más elevadas (sobre un 15 % de divorcios en los tres primeros años y hasta un 25 % a los ocho), aunque la tendencia es la misma, ya que se duplican las tasas masculinas, lo que permite a los investigadores identificar un patrón nítido.