Sánchez se reunirá con Torra en febrero Barcelona y luego visitará a todos los presidentes autonómicos

El Consejo de Ministros aprueba este martes una subida del 2 % para los funcionarios


Madrid / La Voz

Pedro Sánchez se reunirá la primera semana de febrero en Barcelona con el presidente de la Generalitat, Joaquim Torra, lo que implica retrasar más de 15 días la puesta en marcha de la mesa de negociación entre ambos Ejecutivos pactada entre el Gobierno y ERC. Después de esa visita al líder catalán, emprenderá una ronda de consultas con todos los presidentes autonómicos entrevistándose con ellos en sus propios territorios. «Seré yo quien vaya a las comunidades autónomas para encontrarme con los presidentes», señaló ayer en TVE, en su primera entrevista tras su investidura como jefe del primer Ejecutivo de coalición de la reciente historia democrática.

Defendió la celebración de una consulta en la que se someta al voto de los catalanes el resultado de esas negociaciones entre el Gobierno central y la Generalitat, pero negó que esa consulta, que figura en el pacto con ERC, pueda ser considerada un referendo de autodeterminación. «Si proponemos la votación de un acuerdo es para unir a los catalanes, no para separarlos», dijo Sánchez, quien criticó al PP y a Ciudadanos por no acudir a la mesa de partidos convocada por Torra en Cataluña.

Pero el líder socialista tuvo también reproches para los independentistas, a los que exigió que reconozcan también sus errores y admitan que «no cabe la vía unilateral». «El independentismo catalán tiene que hacer autocrítica», señaló, insistiendo en que su deseo es que esta sea «la legislatura del diálogo». «Diálogo social, diálogo intergeneracional y tenemos que abrir un diálogo territorial. Y yo lo quiero propiciar y abordarlo con energía», afirmó. Esa voluntad de consenso no se circunscribe solo a Cataluña, sino que pretende abordar las necesidades de todas las comunidades autónomas y las prioridades de todos sus presidentes mediante la «cooperación».

Presupuestos antes de verano

Sánchez confirmó que el Consejo de Ministros aprobará hoy el decreto para subir un 2 % el salario de los funcionarios en el año 2020, en lo que constituye la segunda gran medida de carácter social del nuevo Ejecutivo tras la revalorización de las pensiones en un 9 % aprobada en la primera reunión del Gabinete ministerial. No concretó, sin embargo, la subida del salario mínimo para este año y se limitó a señalar que el compromiso previsto es alcanzar el 60 % del salario medio al final de la legislatura. Y, respecto al reto de aprobar unos Presupuestos del Estado para los que el Gobierno de coalición no dispone de mayoría en el Parlamento, anunció que su intención es «que antes de que acabe este verano» estén aprobados, sin aclarar con qué socios cuenta para ello. «Vamos a pedir para los Presupuestos el apoyo de todas las fuerzas parlamentarias», indicó.

Negó además que existan diferencias de criterio entre la vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, y la titular de Trabajo, Yolanda Díaz, aclarando que a lo que se compromete el Gobierno es a derogar los «aspectos más lesivos» de la reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy y a reforzar el diálogo social. Por último, confirmó que no habrá subida de impuestos para las clases medias, aunque tiene que haber «justicia fiscal» de modo «que los que más tienen más contribuyan».

Afirma que el pin parental es un problema inventado por la ultraderecha

Sánchez se refirió a la polémica por la designación de la exministra de Justicia y exdiputada del PSOE Dolores Delgado como nueva fiscala general del Estado y aseguró que su currículo es «absolutamente impecable». «Este debate es bastante artificial», señaló, porque «en el estatuto fiscal se subraya la independencia del fiscal general del Estado y de todos los fiscales». Según el presidente del Gobierno, la polémica se debe a que «los momentos de mayor bronca en la democracia española siempre han sido cuando gobernaba el PSOE» y a que «la derecha no asume la derrota electoral». «Pero esta es la derecha que nos ha tocado en este país», añadió, acusando al PP y a Vox de haberse «salido del consenso educativo» en asuntos como el pin parental en Murcia, que calificó como «un problema inventado por la ultraderecha que no existe». «Están en las cortinas de humo porque no les gusta que revaloricemos las pensiones», afirmó sobre las críticas de la oposición. «A la derecha estas cosas le incomodan y se sacan conejos de la chistera como el veto parental en Murcia», insistió, dándole la vuelta al argumento de la oposición de que es el Gobierno el que aprovecha esta cuestión para que no se hable de otras decisiones polémicas.

Lamentó que la ultraderecha «arrastre» a los partidos de derecha a posiciones «radicales y extremistas». «A mí me gustaría que el presidente del PP, el señor Casado, volviera al consenso democrático educativo que respeta la educación integral de nuestros hijos e hijas», indicó respecto a la defensa del pin parental que ha hecho el líder popular.

El presidente invitó una vez más al PP a asumir la responsabilidad de llegar a un acuerdo que permita renovar el Consejo General del Poder Judicial y defendió, apelando a la libertad de expresión, las declaraciones del vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, en las que atacó a la Justicia española acusándola de haber «humillado» al Estado al haber sido rectificada por los tribunales europeos en lo que se refiere a los procesos judiciales que afectan al procés. «Respaldamos las palabras del vicepresidente», indicó. Expresó, sin embargo, su «respeto absoluto» a la autonomía de la Justicia, aunque remarcó que es necesario «desbloquear el Gobierno de los jueces», dado que el CGPJ ha superado ya de largo el tiempo tasado para su mandato.

Sánchez tiene también la intención de hablar con todos los grupos parlamentarios para desbloquear el nombramiento del Consejo de Administración de RTVE. Aseguró que la corporación ha sido «víctima» del bloqueo político y apostó por que se pueda desbloquear la situación y aprobar unos nuevos presupuestos para la televisión pública.

Comentarios

Sánchez se reunirá con Torra en febrero Barcelona y luego visitará a todos los presidentes autonómicos