Sánchez respalda a Ábalos y alega que solo quiso «evitar un incidente diplomático» con la número dos de Maduro

Ábalos volvió a echar mano del tono desafiante para responder a la polémica por su encuentro con Delcy Rodríguez: «Yo vine para quedarme y no me echa nadie»


Madrid, Santiago / Colpisa, La Voz

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mostró ayer su respaldo al ministro de Transportes, José Luis Ábalos, después de que el PP y Vox hayan reclamado su dimisión por el supuesto encuentro que mantuvo en la madrugada del lunes con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, en el aeropuerto de Barajas. En su primera intervención sobre este controvertido episodio, acerca del que el propio ministro y el Ejecutivo en su conjunto han ido ofreciendo distintas versiones, el presidente del Gobierno ha argumentado que Ábalos solo hizo «todo lo que estaba en su mano para evitar una crisis diplomática» y lo logró. «Tiene todo mi respaldo y todo mi aprecio, tanto político como personal», ha remarcado.

En un primer momento, Ábalos negó que la cita, dada a conocer por el jueves por el diario digital Vozpópuli, hubiera tenido lugar. Posteriormente, alegó que lo que no hubo fue un «contacto formal» y que él simplemente se había limitado a saludarla a petición de su amigo el ministro venezolano de Turismo, Félix Plasencia, que había aterrizado en España para asistir a la Feria Internacional de Turismo, Fitur, y al que había ido a recibir al aeropuerto.

Horas después, fuentes policiales manifestaron que Delcy Rodríguez -que tiene prohibido pisar suelo europeo por las sanciones acordadas en la Unión Europea contra el régimen de Nicolás Maduro- insistió en bajar del avión en el que se encontraba en una parada técnica rumbo a Turquía y que el ministro fue a disuadirla de que lo hiciera, acompañado de un comisario. Si el viernes el PP y Ciudadanos pidieron la comparecencia en el Congreso del ministro Ábalos, ayer dieron un paso más al reclamar que se investigue en profundidad en una comisión específica para ello. 

«No me echa nadie»

Ábalos volvió a echar mano del tono desafiante para responder a la polémica por su encuentro con Delcy Rodríguez. «Yo vine para quedarme y no me echa nadie», respondió ante quienes piden su dimisión. El ministro intervino en un acto del PSdeG en Santiago, en el que arropó al candidato, Gonzalo Caballero, y que estuvo condicionado por un episodio sobre el que aparece cada día una versión nueva, lo que no hace más que añadir misterio a este rocambolesco embrollo. Después de sus explicaciones en A Coruña, Ábalos aprovechó para envolverse en la bandera del partido para responder a las acusaciones, y vinculó los ataques y las peticiones de dimisión a un objetivo deliberado de la derecha de atacar al PSOE, un partido, dijo, que simboliza «140 años de honradez». «Si a uno le molesta esta tontería, imaginad el aguante que tiene el presidente del Gobierno, que es diario, que es tremendo», sostuvo el ministro, quien aseguró que lleva muchos años en política, desde 1976, y que, advirtió, no está en política para agradar a la derecha y decepcionar a sus votantes.

Comentarios

Sánchez respalda a Ábalos y alega que solo quiso «evitar un incidente diplomático» con la número dos de Maduro