EE.UU., Francia y Japón evacuarán a sus ciudadanos de Wuhan

España también estudia cómo asistir a las 20 civiles atrapados en el epicentro del coronavirus

;
La crisis por el coronavirus se extiende a nivel mundial El Gobierno chino advierte que la capacidad de propagación del virus aumenta, mientras que varios países buscan la forma de sacar a sus ciudadanos de la ciudad de Wuhan, epicentro de la enfermedad.

pekín / e. la voz

El Gobierno chino advierte que la capacidad de propagación del virus aumenta, mientras que varios países buscan la forma de sacar a sus ciudadanos de la ciudad de Wuhan, que permanece aislada del exterior y donde, además de cerrar el transporte público, se ha prohibido la circulación de vehículos privados.

Estados Unidos ha confirmado que evacuará a civiles y a su personal consular el martes con un vuelo directo a San Francisco. Francia también trabaja para organizar la salida de sus ciudadanos. El fabricante de automóviles Peugeot PSA tiene fábrica en Wuhan y pretende trasladar a sus trabajadores por carretera a la ciudad de Changsha, a 300 kilómetros. Y desde Japón el primer ministro, Shinzo Abe, también ha anunciado que repatriará a los 710 nipones que quieran salir de Wuhan. El Gobierno español también está estudiando como asistir a los 20 civiles, entre ellos un gallego, que están en Wuhan.

La prensa china destaca que el Gobierno colabora para permitir la salida de extranjeros de una ciudad cerrada en cuarentena y algunas fuentes especulan sobre un acuerdo general con la Unión Europea.

China ha advertido que el coronavirus se está fortaleciendo y las infecciones seguirán aumentando. De momento 56 personas han muerto y 2.034 están infectadas en China. El número de afectados se ha duplicado en 36 horas. El virus se transmite con más rapidez porque es contagioso durante el período de incubación, cuando la persona infectada no presenta síntomas.

El ministro de Salud, Ma Xiaowei, adelantó que las medidas para restringir la movilidad se intensificarán para evitar la expansión de la enfermedad. En Pekín, al igual que en otras grandes ciudades como Shanghai, Tianjin o Xian, se ha suprimido el servicio de autobuses de larga distancia. La capital vivió ayer un segundo día de fiesta atípico, con calles vacías y la poca gente que había protegida mayoritariamente con mascarillas.

Con un mensaje matutino en el móvil, las autoridades sanitarias instaban a no saludarse dando la mano para evitar riesgos. Además, se ha anunciado que se retrasará la reapertura de guarderías, escuelas y universidades sin concretar fecha.

También se ha prohibido el comercio de animales silvestres hasta que pase la epidemia. El coronavirus se originó en un mercado de pescado y animales vivos de Wuhan. 

La Gran Muralla y la Ciudad Prohibida, cerradas por coronavirus

María Puerto
SOPA Images via

China adopta medidas extremas para intentar contener la epidemia, que ha convertido el Año Nuevo que se celebra este sábado en el más triste de su historia reciente

El confinamiento de más de 40 millones de habitantes y el evidente riesgo de que la epidemia provocada por un coronavirus se siga propagando han provocado unas tristes celebraciones de Año Nuevo en el gigante asiático.

El Año de la Rata hizo su entrada con dieciocho ciudades aisladas y un aumento cuantitativo del número de muertos y enfermos. El sábado, primer día del año lunar se confirmaron 41 fallecidos y 1.345 infectados, 237 en estado grave. Wuhan, el epicentro de la infección, ha incrementado las medidas de seguridad. Desde este domingo no permitirá la circulación de coches privados por el centro de la ciudad en un intento de mantener a la población en sus casas y facilitar el transporte gubernamental y sanitario. Ya se han detectado casos en todas las provincias chinas excepto el Tíbet.

Seguir leyendo

Comentarios

EE.UU., Francia y Japón evacuarán a sus ciudadanos de Wuhan