Irán, el hilo que une a Vox y Podemos

Espinosa de los Monteros admite que cobró «del exilio persa». Teherán dio cobertura al programa televisivo «Fort Apache» en Hispan, dirigido y presentado por Pablo Iglesias


Redacción

Si el Gobierno iraní dio cobertura durante años a Podemos a través de su canal televisivo internacional en español Hispan para pagar la realización del programa Fort Apache, dirigido y presentado por Pablo Iglesias, la oposición persa en el exilio buscó su propio altavoz en España a través del entonces balbuceante Vox, que daba sus primeros pasos de cara a la participación en las elecciones europeas del 2014.

Así lo admitió el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, que indicó que cobró «muy brevemente» de Vox durante aquella campaña, que estuvo financiada en un 80 % por donaciones provenientes del exilio iraní y en un 20 % por donaciones de afiliados del partido. En concreto, las donaciones de afiliados y simpatizantes fueron de 200.000 euros mientras que las del exilio iraní sumaron otros 800.000 euros

Según la información avanzada por El País, tanto Espinosa como Santiago Abascal se habrían embolsado 65.000 euros durante ocho meses -entre febrero y octubre del 2014-, cifra que el primero de ellos desmintió. Espinosa de los Monteros explicó que la campaña de Vox al Parlamento Europeo del 2014, con Alejo Vidal-Quadras como candidato, fue financiada de forma «absolutamente legal» y el dinero se recibió de manera «muy transparente» por parte de personas «perfectamente identificadas: abogados, médicos y consultores que viven en Occidente y se oponen al régimen totalitario y terrorista de los ayatolás de Irán».

De esta financiación, reconoció que él cobró «muy brevemente» por participar en la campaña electoral de Vox y después estuvo «dos años sin cobrar». «No cobré el salario durante ocho meses», insistió. En el caso del actual portavoz en el Congreso, asegura que el salario fue de 2.300 euros netos mensuales, unos 3.083 brutos.

Espinosa de los Monteros ha rechazado estas afirmaciones, que cree que solo tienen el objetivo de «tapar la verdadera noticia», que a su juicio es la financiación de Podemos con fondos «provenientes de regímenes totalitarios con vínculos con el terrorismo». 

Difusión de contenidos

Si el intento de la oposición iraní de conseguir una voz afín en Europa fracasó, al Gobierno de Teherán le fue mejor con la difusión durante varios años del programa Fort Apache -uno de los vehículos por los que el entonces emergente Pablo Iglesias consiguió darse a conocer antes de las elecciones generales del 2015- en su canal internacional en español, Hispan TV.

Aunque el entorno de Iglesias siempre intentó restar credibilidad a las acusaciones sobre supuestas irregularidades atribuyéndolas a «las cloacas del Estado» y al entorno del polémico policía Pepe Villarejo, algunos de los colaboradores del líder de Podemos entre el 2012 y el 2015 corroboraron que las transferencias del dinero procedente de Teherán se movían a través de empresas pantalla y que se abonaba a favor de 360 Global Media, que explota el canal de televisión Hispan TV y que es quien pagaba a Pablo Iglesias y a su equipo.

La cadena fue inaugurada en enero del 2012 y contó con un mensaje de bienvenida del entonces presidente venezolano, Hugo Chávez. De hecho, fue el Gobierno de Venezuela quien puso en contacto a Pablo Iglesias y a Juan Carlos Monedero con los iraníes para que produjeran y financiaran su programa de televisión con alcance hispanoamericano, según recogió ABC en el 2017.

El propio Pablo Iglesias admitió en su primera declaración de ingresos y bienes en el Congreso haber percibido algo más de 93.000 euros procedentes del canal de televisión que el régimen de los ayatolás utiliza para autopromocionarse en el exterior.

Iglesias contrató a la productora del populismo un mes antes de ser inscrita en España 

Las dudas sobre el funcionamiento interno de los partidos salpicaron también a Podemos. El Mundo desveló este martes los documentos que acreditan que el partido del vicepresidente segundo del Gobierno contrató a una empresa vinculada a las principales dictaduras populistas latinoamericanas para diseñar su estrategia preelectoral. Según los documentos en poder del diario, la curiosidad radica en que, además de hacerlo por conceptos genéricos, el partido morado recurrió a la mexicana Neurona Consulting un mes antes de que estuviera inscrita en España.

Neurona se encuentra en el epicentro de una supuesta trama de corrupción en Bolivia por el cobro irregular de fondos por parte del Gobierno de Evo Morales. El actual Ejecutivo pretende que acudan a declarar al Parlamento Juan Carlos Monedero, Íñigo Errejón y Pablo Iglesias, entre otros líderes de la izquierda rupturista que, supuestamente se habrían beneficiado de la trama con el cobro de cuantiosas partidas por asesorar a líderes populistas en Venezuela, Bolivia, Nicaragua y otros países latinoamericanos.

Podemos guarda silencio sobre el tema desde que saltó a la luz pública, aunque parte de la documentación procede de su antiguo abogado, ahora despedido.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Irán, el hilo que une a Vox y Podemos