«Sáenz de Santamaría es una tecnócrata sin ningún planteamiento ideológico», dice García-Margallo

El exministro de Exteriores del Gobierno de Rajoy acaba de publicar un libro en el que carga contra la exvicepresidenta del Gobierno: «Podía haber militado en el PSOE»

El exministro de Exteriores en el Gobierno de Rajoy, José Manuel García-Margallo
El exministro de Exteriores en el Gobierno de Rajoy, José Manuel García-Margallo

Madrid / Colpisa

José Manuel García-Margallo (Madrid, 1944) repasa en sus Memorias heterodoxas de un político de extremo centro su medio siglo de carrera política. Un volumen en el que narra la operación que, según él, urdió Soraya Sáenz de Santamaría para liberarse de la oposición interna en su carrera por ser el relevo de Mariano Rajoy.

-¿Ha escrito estas memorias para pasar facturas a algún compañero o compañera de partido?

-Si se refiere a la exvicepresidenta (Sáenz de Santamaría), las únicas discrepancias que dejo por escrito son aquellas que aún están abiertas: la reforma de las instituciones, empezando por la Constitución; la crisis catalana; y la recuperación de Gibraltar. El resto las he olvidado.

- ¿De dónde viene su mala relación con Sáenz de Santamaría?

- Sáenz de Santamaría tiene grandes capacidades. Pero es el prototipo del tecnócrata y no ha sido una persona ideologizada nunca. No le he oído un planteamiento ideológico. Jamás. Y eso me alejó de ella. Uno está en política para llevar a la práctica determinados principios y valores muy definidos. Por eso unos están el PP, otros en el PSOE...

- ¿Ella podría haber militado en el PSOE?

- Absolutamente.

- Usted se presentó a aquellas primarias. ¿Satisfecho con cómo terminó aquel proceso?

- No creo demasiado en las primarias.

- ¿Hubiera preferido un 'dedazo' de Rajoy, como hizo Aznar con él?

- Las primarias radicalizan el discurso de los partidos porque los militantes están más radicalizados que los dirigentes. Las nuestras se saldaron con una fragmentación.

- Parafraseando a Vargas Llosa, ¿cuándo comenzó a joderse el PP?

- Todo empezó con la crisis económica, que hizo emerger un descontento que cristalizó en Podemos. Y también con los errores que cometimos en el 2014 en Cataluña no evitando la consulta del 9 de noviembre, lo que hizo emerger a Ciudadanos. Y para rematar el follón, surge Vox como reacción a nuestra postura en Cataluña.

- ¿Le oiremos decir a Casado 'yo también soy de extremo centro'?

- Ser de extremo centro es estar comprometido con los derechos y libertades, con la igualdad de género, con la no discriminación de los diferentes, con la separación de poderes, con la economía social de mercado, con el respeto a las instituciones internacionales y al multilateralismo, y un europeísmo militante...

- ¿Y Casado...?

- Casado ya ha dicho que el PP es un partido liberal y reformista, y eso es ser de centro.

- ¿Los hechos respaldan esa afirmación?

- Si se refiere a los acuerdos de apoyo firmados con Vox, en ningún caso han incluido gobiernos de coalición y no hemos cedido en nuestros principios. Que nos hayan apoyado en determinados territorios no quiere decir que hayamos cedido.

- Vox quiere liderar la oposición.

- Le encantaría a Sánchez porque sabe que Vox no puede suplantarle jamás. Mis consejos a Casado son: un único partido de centro derecha; estar anclados en el centro y alejado del PSOE y de Vox; y ofrecer acuerdos de Estado al Gobierno en las materias que interesen a España.

Comentarios

«Sáenz de Santamaría es una tecnócrata sin ningún planteamiento ideológico», dice García-Margallo