La apología del franquismo será delito tras la reforma del Código Penal

Lastra avanza que el Gobierno prepara una revisión «adecuada a los tiempos»

El helicóptero Super Puma del Ejército del Aire con los restos del dictador despega del Valle de los Caídos el pasado 24 de octubre
El helicóptero Super Puma del Ejército del Aire con los restos del dictador despega del Valle de los Caídos el pasado 24 de octubre

Madrid / la Voz

La reforma del Código Penal en la que trabaja el Gobierno incluirá la tipificación como delito de la apología y la exaltación del franquismo. Así lo avanzó este lunes la portavoz parlamentaria del Grupo Socialista, Adriana Lastra, tras reivindicar la necesidad de «tener un código del siglo XXI, adecuado a los tiempos». «En democracia no se homenajea ni a dictadores ni a tiranos», señaló.

Una de las medidas más mediáticas del Ejecutivo socialista en la pasada legislatura fue la exhumación de Franco del Valle de los Caídos, cumpliendo así con lo dispuesto en la Ley de Memoria Histórica impulsada en su día por Zapatero. Sánchez admitió que se trataba de una acción cargada de simbolismo, pero garantizó que la labor de su Ejecutivo en esta materia no se limitaría al traslado de los restos del dictador al cementerio de El Pardo-Mingorrubio. Lastra reforzó este mensaje, comprometiéndose a exhumar «a las víctimas que aún yacen en las fosas comunes», así como a la retirada de «la simbología franquista» que todavía permanece en algunos lugares públicos.

El proyecto de reforma que Sánchez le ha encomendado liderar a Juan Carlos Campo como máximo responsable del departamento de Justicia también recoge la rebaja de penas para los delitos de sedición, un anuncio adelantado por el Gobierno que ha generado importantes críticas en la oposición, desde donde le acusaron no solo de legislar en caliente, sino a la carta para los líderes secesionistas catalanes que cumplen condena en Lledoners, y que podrían beneficiarse de esta reducción de penas. Esta iniciativa para reformar el Código Penal coincide con la puesta en marcha de la mesa de diálogo entre el Ejecutivo central y el autonómico que Sánchez pactó con ERC a cambio de su investidura. Sin embargo, la vicesecretaria general del PSOE trató de desvincular estos dos aspectos al garantizar que es un asunto «que no se negocia con los territorios». 

«Solo sí es sí»

En los últimos días, el Ejecutivo de coalición también mostró su voluntad de reformar la ley para incorporar el famoso «solo sí es sí» referente al consentimiento sexual de las mujeres nacido en un debate televisivo de campaña. Lastra garantizó que esta acción legislativa «para evitar que las agresiones sexuales queden al albur de determinadas sentencias» se llevará a cabo, pero no detalló si se incluirá en dicha reforma del Código Penal, si se hará por separado, como prefieren en Unidas Podemos, o bien a través de una ley de rango menor. Lo que sí pudo precisar la portavoz del PSOE en el Congreso es que finalmente el proyecto de revisión del Código Penal llegará a la Cámara Baja directamente a través del Ejecutivo tras su aprobación en el Consejo de Ministros, y no a través del Grupo Socialista en el Congreso. Al tratarse de una ley orgánica, Sánchez necesitará lograr el apoyo de la mayoría absoluta del hemiciclo.

La vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra, fue cuestionada por esta iniciativa del Gobierno a la conclusión del comité de dirección del partido, una circunstancia que no quiso valorar a fondo, aunque sí aprovechó para criticar que Sánchez «va a reforma del Código Penal por día» y también para relacionarla con el régimen venezolano: «A los dictadores no se les homenajea en una democracia», comentó, rescatando las palabras pronunciadas por Lastra, «pero que tengan cuidado Ábalos, Zapatero e incluso que tenga cuidado Sánchez, no vaya a ser que esta reforma se les vuelva [en contra] teniendo en cuenta los encuentros que mantiene con dictadores o con vicepresidentes de dictadores, incluso en territorio español», dijo, en clara referencia al reciente encuentro nocturno en el aeropuerto de Barajas entre el ministro de Transportes y la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, que tiene prohibido por la UE pisar territorio español, acusada de participar en crímenes de lesa humanidad.

Por otra parte, el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, sugirió este lunes en La Sexta que el PSOE estaría dispuesto a rectificar y facilitar la publicación de la hoja de servicios del torturador franquista conocido como Billy el Niño: «Vamos a estar de acuerdo. El derecho a la información de los ciudadanos debe estar por delante de cualquier consideración».

Comentarios

La apología del franquismo será delito tras la reforma del Código Penal