Procesado por el 1-O el miembro de la mesa de diálogo Josep Maria Jové

Cristian Reino COLPISA | BARCELONA

ACTUALIDAD

Josep Maria Jové, procesado por el 1-O. El ex secretario general de Economía con Junqueras, y en cuya casa la Guardia Civil halló una agenda con la hoja de ruta independentista y que fue también el negociador de ERC para investir a Pedro Sánchez, se sentó en la primera reunión de la mesa de negociación. Es diputado pero no forma parte del Gobierno catalán
Josep Maria Jové, procesado por el 1-O. El ex secretario general de Economía con Junqueras, y en cuya casa la Guardia Civil halló una agenda con la hoja de ruta independentista y que fue también el negociador de ERC para investir a Pedro Sánchez, se sentó en la primera reunión de la mesa de negociación. Es diputado pero no forma parte del Gobierno catalán David Zorrakino | Europa Press

El alto tribunal catalán lo juzgará por desobediencia, prevaricación y malversación

28 feb 2020 . Actualizado a las 22:03 h.

La sala civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña hizo este viernes público el auto judicial de procesamiento contra Josep Maria Jové y Lluís Salvadó, ambos dirigentes de ERC, que serán juzgados por los delitos de desobediencia, prevaricación, malversación y revelación de secretos por su participación en la organización del referendo ilegal del 1 de octubre del 2017. Así, y aunque pueda parecer una paradoja, Jové se sentará en el banquillo y en la mesa de diálogo constituida por el Gobierno central y el catalán para la búsqueda de una salida a la crisis territorial provocada por el desafío al Estado.

El diputado republicano forma parte de la delegación de ocho miembros designada por Quim Torra y Pere Aragonès. Jové, que durante el 1-O era mano derecha de Oriol Junqueras en la Consejería de Economía y en la preparación del referendo, ha sido citado a declarar ante la jueza el 11 de marzo. La magistrada instructora justifica su procesamiento en que, desde su puesto de secretario general de Vicepresidencia, «tuvo una participación activa en la preparación del 1-O y en otros actos ilícitos para conseguir la correspondiente financiación en el previsible supuesto de que los votos favorables a la independencia en el referendo ilegal fuesen superiores a los negativos».

La magistrada considera acreditado que Jové obtuvo datos de ciudadanos que no podían ser facilitados ni tratados, para lo que carecía de competencias. Igualmente, detalla en el auto de procesamiento que Jové «desoyó los mandatos del Tribunal Constitucional interviniendo activamente en la búsqueda de locales donde debía llevarse a cabo el referendo». Y señala también, tal y como se recoge en la agenda moleskine de Jové, y en las anotaciones de Enfocats, que este procesado «conoció y autorizó determinados gastos para llevar a cabo el referendo ilegal», en una cantidad superior a los 2,1 millones.

La declaración judicial cogerá al dirigente republicano en plena preparación de la segunda reunión de la mesa de diálogo entre el Gobierno central y el catalán. El presidente de la Generalitat y el vicepresidente encabezaron la delegación catalana en la primera reunión de la mesa entre Gobiernos el miércoles pasado en la Moncloa, pero no acudirán a las siguientes citas. La próxima está prevista para marzo en Barcelona. A ella, como a la del miércoles, asistirá Jové, que ya formó parte del equipo negociador de ERC en las conversaciones para desencallar la investidura de Pedro Sánchez.

La presencia de Jové en la delegación catalana incomodó a los socialistas, que se sintieron decepcionados con que Torra y Aragonès incluyeran miembros externos al Ejecutivo catalán, y fue criticado desde la oposición. «España no merece esa humillación», afirmó ayer el líder del PP, Pablo Casado, sobre el hecho de que el Gobierno se siente a negociar con un dirigente procesado por el 1-O.

En su auto, la magistrada decreta la libertad provisional para Jové y Salvadó, pero les impone la personación periódica mensual, la retirada de pasaporte y prohibición de salida del país. Además, deben hacer frente a una fianza de responsabilidad civil de 2.889.000 euros en el caso de Jové, y de 1.635.000 euros en el caso de Salvadó.

PERFIL

El cerebro que lo apuntaba todo

Bajo una apariencia frágil y discreta, Josep Maria Jové (Barcelona, 1975) es uno de los pesos pesados de la corte independentista. Número dos de Oriol Junqueras en la vicepresidencia de la Generalitat, este licenciado en Económicas por la Pompeu Fabra ha ejercido como notario del proceso secesionista. Su rigurosidad le llevó a anotarlo todo en una libreta negra. Los pasos para avanzar en la independencia, las conversaciones entre los distintos agentes políticos y sociales, sus palabras y las sensaciones percibidas...

Su moleskine le fue incautada en su casa, junto con cientos de notas de las que no fue capaz de deshacerse tirándolas por la ventana, y es el mejor relato sobre las interioridades de los independentistas.