Galicia considera casos sospechosos a quienes vengan de Madrid con síntomas

Ángel Paniagua Pérez
Ángel Paniagua VIGO / LA VOZ

ACTUALIDAD

Plaza de Callao, en Madrid, este jueves
Plaza de Callao, en Madrid, este jueves Mariscal

Tras la avalancha de estudiantes que regresan, el número de pruebas aumentará

12 mar 2020 . Actualizado a las 22:58 h.

La alerta sanitaria por el nuevo coronavirus invalida cada día el escenario de la noche anterior. Es lo que ha ocurrido con la definición de posible caso de COVID-19, un criterio esencial para los sanitarios, porque es lo que determina a quién se le hacen las pruebas y a quién no. El Servizo Galego de Saúde ha dado la orden a los hospitales que consideren sospecha de caso a todas aquellas personas que muestren síntomas de infección respiratoria (dificultad para respirar, tos o fiebre) y que, además, hayan estado en las últimas dos semanas en Madrid, Álava o La Rioja o bien en contacto con un caso probable o confirmado.

Hasta ahora ninguna zona de España se consideraba de transmisión comunitaria. Pero la definición de posible caso se ha ido ampliando desde enero. Al principio solo era la provincia china de Hubei, luego pasaron a ser varios países (Japón, Irán, Corea del Sur y Singapur), incluido el norte de Italia, y ahora se han incorporado varias zonas de Francia y Alemania, así como las tres citadas provincias españolas y toda Italia.

Cualquiera que venga de esos lugares y tengo síntomas respiratorios es sospecha de caso. Los criterios de sospecha de caso son la pauta que siguen los sanitarios para decidir si a alguien se le hacen las pruebas o no porque los análisis -tanto las muestras que toman las enfermeras a domicilio como en los hospitales- no son indiscriminados: tienen que darse las dos condiciones, que son síntomas y estancia en una de las áreas afectadas.