Trump no se atreve a poner Nueva York en cuarentena

El presidente anunció que estudiaban confinar tres estados, pero pocas horas más tarde aseguró que no era necesario


La Voz / Redacción

Un puñado de horas son suficientes para que el mandatario de la mayor potencia mundial, Donald Trump, sugiera y renuncie a una medida. Como si en tiempos de crisis los globos sonda tuvieran cabida. Estados Unidos supera ya los 123.000 casos de personas infectadas por coronavirus, pero su presidente no acaba de tener clara la hoja de ruta a seguir. Ayer sábado el magnate explicó que estaban sopesando imponer una cuarentena de dos semanas a Nueva York, Nueva Jersey y a partes de Connecticut, las zonas en las que el virus ha entrado con mayor virulencia, pero horas más tarde anunció, vía tuit, que renunciaban al confinamiento.

«Nos gustaría ver una cuarentena en Nueva York, porque es un punto caliente -Nueva York, Nueva Jersey y puede que uno o dos lugares más, algunas partes de Connecticut-. Estoy pensando en eso ahora. Puede que no lo hagamos pero hay una posibilidad de que en algún momento hoy impongamos una cuarentena», dijo en la mañana el presidente, tal y como recogen agencias. Sin embargo, una consulta con las autoridades estatales y una polémica con el gobernador neoyorquino Andrew Cuomo cambiaron el parecer de Trump en solo unas horas.

«Bajo la recomendación del Grupo de Trabajo de la Casa Blanca, y tras consultas con los gobernadores de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut, he pedido a los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) que emitan un fuerte aviso de viaje, que será administrado por los gobernadores, de acuerdo con el Gobierno Federal», tuiteó el mandatario. «No será necesaria una cuarentena», indicó Trump en la red social, que se ha convertido en su particular megáfono al mundo.

«Sería un caos y un tumulto», aseguró el gobernador demócrata Cuomo en una entrevista con la cadena CNN, en la que puso en duda la legalidad de la cuarentena de dos semanas, asegurando que sería como «declaración de guerra a los estados». «Ni siquiera sé lo que eso significa. No sé cómo se podría aplicar legalmente. Desde un punto de vista médico, no sé que lograrías», insistió. El responsable estatal siempre ha huido de términos como cuarentena o confinamiento al entender que disparan el pánico y que no reflejan la realidad de las medidas ya adoptadas. 

En su página web, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades instaron a los residentes de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut a que se abstengan de llevar a cabo viajes dentro del país que no sean esenciales durante los próximos 14 días, si bien estas recomendaciones no serían aplicables a las industrias básicas ni al transporte o a los servicios financieros. 

El problema se agrava

En pocos días, Nueva York se ha convertido en epicentro de la pandemia de COVID-19 en el país de las barras y estrellas. Con una población de más de 8 millones de habitantes, acumula más de 52.000 casos, casi la mitad de los confirmados en todo el país, y ya se han registrado 728 fallecidos. Le sigue Nueva Jersey con 11.124 infectados y California, con 4.956 en una población de 40 millones. La situación se está complicando en todo el país, y Trump declaró este sábado la situación de desastre en Michigan, Kentucky, Massachusetts y el territorio de Guam, después de que lo hiciera esta semana con Florida, Texas, Luisiana y Iowa. La Casa Blanca anunció en sendos comunicados que esta declaración permitirá la concesión de fondos federales a esos estados para paliar los efectos de la crisis del coronavirus.

Trump pone la economía por delante de las medidas contra el coronavirus

carlos pérez cruz

Asegura que «no puede ser peor el remedio que la enfermedad», pese a que los Estados piden más acciones

Es un liderazgo que nadie querría. Para Donald Trump, que Estados Unidos sea el país con más casos confirmados de infectados por el coronavirus es «un homenaje» a su capacidad para realizar test. Literal. Tras superar a China, el presidente presumió de que «en ocho días, hacemos más test que los que Corea del Sur hizo en ocho semanas». El modelo surcoreano ha sido la referencia con la que los medios estadounidenses han comparado durante semanas el fracaso del Gobierno. Trump presume, pero los asiáticos hicieron más pruebas per cápita y mucho antes que Estados Unidos.

Seguir leyendo

Comentarios

Trump no se atreve a poner Nueva York en cuarentena