Muere Luis Eduardo Aute, un referente de la canción de autor

El compositor de canciones «Al Alba», «Las cuatro y diez» y «La belleza» tenía 76 años y estaba retirado de los escenarios desde el infarto cerebral que sufrió en el 2016

Luis Eduardo Aute (Manila, Filipinas, 13 de septiembre de 1943) ha fallecido a los 76 años en un hospital madrileño. Cantante y compositor de canciones emblemáticas como Al Alba, Las cuatro y diez, La belleza o De alguna manera, fue un artista polifacético que, además de la música, también desarrolló su labor como pintor, escritor y director de cine.

Mantuvo su carrera activa desde los años sesenta hasta la segunda década del siglo XXI, pero esta acabó abruptamente en agosto del 2016 cuando sufrió un infarto cerebral tras regresar a Madrid después de un concierto. Entró en estado de coma durante varios meses y tardó en recuperarse. Tras varias estancias en hospitales, entre ellos uno cubano, el artista, casado desde 1968 con Marichu Rosado y padre de tres hijos, permanecía en su casa al cuidado de su familia.

Ya no volvió a pisar los escenarios, aunque se le realizaron varios homenajes. El más multitudinario de ellos fue el que tuvo lugar en Madrid en diciembre del 2018 y en el que artistas y amigos como Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Ana Belén y Silvio Rodríguez se reunieron para darle un «grito de aliento» a veinte voces y un «soplo de alegría» para celebrar sus canciones, que «espantan tristezas y melancolías».

El repertorio de la canción de autor española incluye títulos imprescindibles compuestos por Luis Eduardo Aute, entre ellos temas como Rosas en el mar y Una de dos. Cantante, compositor, pintor, poeta y cineasta,  nació en Filipinas y pasó allí sus primeros años de infancia, hasta que con once años se trasladó a Madrid.

Se inició musicalmente como guitarrista de los grupos Los Tigres, Los Pekeniques y Los Sonor, hasta que, con 17 años, debutó como cantautor en el programa de TVE Salto a la fama. En 1966, con 23 años, Aute se decidió a entrar en el estudio de grabación. Su primer álbum se tituló Diálogos de Rodrigo y Jimena e incluyó canciones icónicas como Rosas en el mar y Aleluya nº1, que ya había hecho populares previamente Massiel.

En 1968 sacó al mercado 24 canciones breves y durante la década de los 70 grabó siete discos. A Rito (1973) le siguieron Espuma (1974), Babel (1975) y Forgesound (1976), con temas escritos por Jesús Munárriz y la colaboración de Forges, Rosa León y Teddy Bautista. Sarcófago (1977) cerró la trilogía de amor y muerte, junto con Rito y Espuma; y después llegaron Albanta (1978) y De par en par (1979). Albanta supuso un giro en su carrera e incluyó la célebre Al alba, que Aute había compuesto años antes inspirado por los últimos fusilamientos franquistas. La primera en cantarla fue Rosa León, que la dedicó en sus conciertos a los condenados a muerte.

Su producción de los 80 la plasmó en los trabajos Alma (1980), último de la trilogía sobre amor y vida, junto con Albanta y De par en par; Fuga (1982); y el doble Entre amigos (1983), que fue Premio Nacional del Disco. Le siguieron Cuerpo a cuerpo (1984); Nudo (1985), último de la trilogía de canciones de amor y locura; el doble 20 canciones de amor y un poema desesperado (1986); el doble Templo (1987) y Segundos fuera (1989).

En la década de los 90 nacieron ¡Ufff! (1991), el disco de oro Slowly (1992), el doble realizado en una gira con Silvio Rodríguez Mano a mano (1993), Animal Uno (1995), Alevosía (1995) y el doble Aire/Invisible (1998). Con el cambio de siglo publicó Alas y balas (2002) y al año siguiente comenzó una nueva grabación de todas sus canciones, de la que se han editado hasta el momento tres volúmenes dobles bajo el título Autorretratos (Sony). En marzo del 2007 publicó el disco A día de hoy, con canciones inéditas y, dos años después, sacó a la venta Memorable cuerpo, un recopilatorio con los mejores temas de sus cuatro décadas como músico. En el 2010 editó Intemperie, de nuevo con canciones inéditas, y dos años después, El niño que miraba el mar, un disco con doce temas nuevos que venía acompañado de un DVD con la película El niño y el basilisco, dibujada y realizada por el propio autor a partir de una fotografía de su infancia. Ese mismo año colaboró con María Dolores Pradera en su disco Gracias a vosotros, interpretando a dúo el bolero Caminemos.

Faceta como pintor

La faceta pictórica de Aute es menos conocida, aunque la desarrolló desde una edad muy temprana. En 1960 expuso por primera vez sus cuadros en la Galería Alcón, de Madrid. Más adelante, cuando se inició en el mundo de la música, puso como condición no dar conciertos ni hacer promoción para tener tiempo de seguir pintando, una condición que la discográfica respetó durante más de diez años. 

Aute es autor de una voluminosa producción figurativa, sobre todo pictórica pero también escultórica. En 1974 obtuvo el primer premio de pintura de la Mostra Fondazione Michetti, en Italia. En 1983, la sala Kreisler-2 acogió una veintena de cuadros de gran formato en torno a los conflictos de pareja, agrupados bajo el título de Pasión, y en 1986 presentó una muestra de iconografía religiosa, parte de la cual incluyó al año siguiente en su doble elepé Templo. Algunos de sus trabajos han viajado a ferias internacionales como la Bienal de París (1964), la de Sao Paolo (67), o ARCO en varias ediciones, y más recientemente, entre el 2004 yel  2010, realizó una muestra retrospectiva itinerante que, bajo el título Transfiguraciones, llevó su obra por toda España y algunos países de América latina.

Cine

En cuanto al cine, ya en la década de los 60 abandonó después de quince días sus estudios universitarios para irse a París, donde fue meritorio del ayudante de dirección de la película de Joseph L. Mankiewicz Cleopatra (1963) y también de Jean Luc Goddard y Louis Malle, entre otros. Aute es autor de varios cortos y del largometraje animado Un perro llamado Dolor, nominado a los Goya en el 2002 y seleccionado en festivales como San Sebastián, Valladolid o La Habana. También compuso bandas sonoras para películas de Jaime Chávarri, Luis García Berlanga o Fernando Fernán Gómez, entre otros.

Poemarios

Como poeta publicó en toda su vida una quincena de libros, el primero La matemática del espejo (1975), al que siguieron Canciones y poemas (1976); Liturgia del desorden (1978); Canciones (1980); y Luis Eduardo Aute, cuerpo del delito (1999). En Cuerpo del delito (2004), reunió por primera vez las letras de sus 300 composiciones y diez años después lo actualizó -la cifra ya alcanzaba 400- en Claroscuros y otros pentimientos. AnimaLhada (2005) reúne los libros AnimaLuno, AnimaLdos y AnimaL3D, saga que completó posteriormente con AnimaLhito (2007); y en marzo del 2016 vio la luz El sexto animal (Espasa), con más de 250 poemas y piezas divididas por capítulos que repasan su trayectoria desde su nacimiento.

En el año 2015 una nueva generación de músicos como Xoel López, Leiva, Depedro, Rubén Pozo y Soleá Morente, entre otros, le dedicaron el disco homenaje Giralunas, donde hacían versiones de sus canciones más célebres. Al año siguiente, y para celebrar el 50 aniversario de su primera grabación de su estudio, organizó el tour La Gira Luna, que arrancó con un recital en el Auditorio Nacional de México y que lo llevó a recorrer España con 15 conciertos, uno de ellos el 21 de junio en Madrid en el marco de una iniciativa solidaria para ayudar a los refugiados. El 8 de agosto de ese año sufrió un infarto que lo mantuvo más de dos meses en coma y lo apartó de los escenarios para siempre.

En noviembre del 2018, Luis Eduardo Aute publicó su último disco, un recopilatorio de su gira por España y México, pero su último trabajo original había visto la luz un mes antes y unía dos de sus grandes pasiones, música y poesía, en un libro disco junto a Carlos Oroza, el poeta gallego de la oralidad. Aute aceptó poner voz y música a sus poemas «río», un proyecto que se publicó en un libro disco, que sería su último trabajo de estudio.

Comentarios

Muere Luis Eduardo Aute, un referente de la canción de autor