El Eurogrupo, incapaz de lograr un acuerdo sobre las medidas económicas para responder al coronavirus

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

Zucchi Enzo / EU Council

La reunión de ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona ha finalizado sin acuerdo tras dieciséis horas de negociación y el encuentro se repetirá este jueves

08 abr 2020 . Actualizado a las 13:13 h.

La reunión de ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona (Eurogrupo) ha finalizado sin acuerdo tras dieciséis horas de negociación y el encuentro se repetirá este jueves en un nuevo intento por desbloquear un paquete de medidas económicas para aliviar el impacto de la pandemia de coronavirus.

«Tras 16 horas de debates estamos cerca de un acuerdo, pero todavía no lo tenemos. He suspendido el Eurogrupo y continuaremos mañana, jueves», anunció el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, en Twitter al término de un encuentro que comenzó el martes a las 16.00 horas y se prolongó toda la noche. «Mi objetivo sigue siendo el mismo: una red fuerte para la UE contra los efectos del COVID-19 para proteger a trabajadores, empresas y países y comprometerse a un cuantioso plan de recuperación», ha añadido el portugués.

La reunión, como informa Europa Press, se reanudará el jueves, justo el día en el que se cumple el plazo que los jefes de Estado y de Gobierno dieron a sus ministros para encontrar una respuesta fiscal común a los efectos de la pandemia sobre las economías europeas.

El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, ha pedido también en Twitter que todos los Estados miembros estén «a la altura de los desafíos excepcionales» en la próxima cita para «conseguir un acuerdo ambicioso» en un mensaje que comparte con su colega alemán, Olaf Scholz. «En este difícil momento debemos estar juntos. Por lo tanto, junto con Le Maire, pido a los países de la eurozona que no se nieguen a resolver las cuestiones complicadas y permitan un buen compromiso para los ciudadanos», ha expresado Scholz.

Como ya sucedió en aquella cumbre de líderes de hace dos semanas, la activación del fondo de rescates (el Mecanismo Europeo de Estabilidad, MEDE) y la emisión de deuda conjunta han sido los dos aspectos que han provocado la profunda división entre el norte y el sur de Europa.

Al encuentro llegó un paquete de medidas de emergencia que activarían medio billón de euros en préstamos a través del MEDE (240.000 millones), el Banco Europeo de Inversiones (200.000 millones) y el fondo contra el desempleo propuesto por la Comisión Europea (100.000 millones).

Sin embargo, Roma sigue pensando que el MEDE no es una herramienta adecuada para la situación porque las decisiones del Banco Central Europeo han evitado problemas de financiación en los mercados de deuda. Además, rechaza que las líneas de crédito preventivo de este instrumento estén en todo caso vinculadas a algún tipo de condicionalidad.

La posición italiana choca frontalmente con la de Países Bajos, que pretende que el MEDE sea la principal línea de defensa en la crisis y además quiere imponer algunas condiciones para acceder a los créditos del fondo de rescates.

Además del debate sobre el papel del MEDE, el norte y el sur del bloque mantienen su disputa sobre el diseño del plan de recuperación económica a medio plazo. España, Italia y Francia abogan por la puesta en marcha de un mecanismo que pueda financiarse en los mercados a través de deuda europea mutualizada, algo que rechazan Países Bajos, Alemania, Finlandia o Austria.