Lagarde: «No se puede responder al golpe del COVID-19 con recetas del pasado»

La presidenta del BCE insta a los Gobiernos más reticentes a apoyarse mutuamente ante uno de los mayores cataclismos modernos


Redacción

Da igual el idioma en el que se pronuncia o cuánto se alce la voz. El mensaje de los organismos internacionales, europeos y Gobiernos es el mismo: estamos ante una crisis inédita y se necesita una respuesta extraordinaria. La última en sumarse a la llamada ha sido la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde. La francesa recordó hoy a Berlín y La Haya, en los prolegómenos de la crucial cita que mantendrá el Eurogrupo, que las soluciones a las que se recurrió en otras crisis no valdrán para esta: «El COVID-19 es un golpe económico completamente nuevo al que no es posible responder con las recetas del pasado», les advirtió, añadiendo más presión sobre los hombros de Alemania y los Países Bajos, quienes insisten en postergar y bloquear cualquier solución que implique respaldar la deuda de sus vecinos. «Los Gobiernos deben apoyarse mutuamente para poder dar juntos una respuesta óptima», sostiene la máxima autoridad del BCE. 

En los últimos días se han multiplicado las voces de comisarios, economistas, altos cargos políticos y líderes de organismos internacionales que piden a Alemania estar a la altura de una crisis que exigirá mucho más que líneas de crédito para garantizar liquidez. La ministra española de Economía, Nadia Calviño, advirtió ayer mismo de que cualquier crisis en la economía se acabará traduciendo en una crisis financiera. Es un temor que también albergan en Fráncfort: «Desde el BCE no toleraremos que las condiciones de financiación empeoren en medio de uno de los mayores cataclismos macroeconómicos vividos en tiempos modernos», aseguró Lagarde. 

El BCE todavía guarda munición en el bolsillo, pero necesita más pasos políticos para poder dar rienda suelta a su programa ilimitado de deuda. Si Alemania sigue obstruyendo las vías de salida para la financiación de países como España o Italia desde dentro del propio eurosistema, los mercados podrían exigir más rentabilidad a sus bonos, añadiendo una enorme losa de deuda a sus espaldas. 

«Nein»

Por el momento, la canciller alemana, Angela Merkel, no cede. Antes de comenzar la reunión del Eurogrupo ya ha dejado claro que su país seguirá manejando las riendas de los cortafuegos y solo se activarán con su visto bueno: «La UE se enfrenta a una de las pruebas más difíciles, si no la más difícil. Pero saben que no somos partidarios de la mutualización de la deuda», aseguró dando un portazo a la opción de los coronabonos, temporales o permanentes. 

La Reserva Federal lanza un nuevo plan de rescate de 2,1 billones para aumentar el crédito

La Voz

El objetivo es elevar la capacidad de préstamo del sistema bancario estadounidense hacia hogares y empresas

La Reserva Federal de los Estados Unidos también se ha puesto manos a la obra. La Fed anunció este jueves la puesta en marcha de un ambicioso plan con el objetivo de estimular el crédito en el país. Este nuevo paquete de medidas está pensado para elevar la capacidad de préstamo del sistema bancario estadounidense hacia hogares y empresas y estará valorado en 2,3 billones de dólares (unos 2,1 billones de euros).  «La principal prioridad de nuestro país debe ser atajar esta crisis de salud pública, proporcionar atención a los enfermos y limitar que se expanda aún más el virus», indicó el presidente de la Fed, Jerome Powell.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Lagarde: «No se puede responder al golpe del COVID-19 con recetas del pasado»