El Estado Islámico y Al Qaida se baten por el control del Sahel

R.P. REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

VÍDEO DE ESTADO ISLÁMICO

Los enfrentamientos rompen la política de no agresión que mantenían en la región africana

03 may 2020 . Actualizado a las 09:49 h.

Yihadistas y suníes. Aquí acaba la única característica en común entre Al Qaida y el Estado Islámico (EI). Desde la aparición de los hombres de negro comandados por Abu Bakr al Bagdadi (en el 2014 en Irak), los enfrentamientos con la red fundada por Osama Bin Laden han sido constantes en su lucha por controlar la yihad global. Esta vez el combate se concentra en el Sahel, región que se extiende desde el desierto del Sáhara a la sabana sudanesa.

Hasta ahora, el Sahel era una excepción en la lucha fratricida que los dos grandes grupos terroristas mundiales han mantenido en otros países -desde Siria a Irak, pasando por el norte de África y parte del sudeste asiático- con una cohabitación y entendimiento, aunque nunca una cooperación total a la hora de llevar a cabo ataques contra un enemigo común. Así ha sido en los últimos años, según numerosos expertos y organismos, incluida la ONU o el Pentágono, tal y como informa Europa Press.

Esa entente cordial, en la que ambas organizaciones parecían haberse repartido el teatro de operaciones ha quedado superada ahora, a la luz de los combates que se han venido sucediendo en Mali. Concretamente en la región de Mopti, que era el primer destino turístico del país, con Djenné y Dogon, dos ciudades declaradas patrimonio de la humanidad por la Unesco, como principal reclamo.