La restrictiva fase 1 del País Vasco: sin movilidad entre municipios, salvo excepciones, y prohibidas las reuniones en la calle y domicilios

El Ejecutivo vasco ha optado por la prudencia para evitar un posible rebrote del virus


La entrada en la fase 1 se ha llevado a cabo con diferencias entre las comunidades. Una de las que más ha sorprendido, por su carácter restrictivo, ha sido el País Vasco, donde han decidido prohibir las reuniones, tanto en domicilios como en la calle, y reducir la movilidad entre municipios salvo excepciones. La prórroga del estado de alarma, publicada el pasado sábado en el BOE, permite a los gobiernos autonómicos desarrollar distintas medidas de desescalada siempre que tengan el consenso del Ejecutivo central.

En lo relativo a la movilidad, el Gobierno vasco había pedido al ministerio de Sanidad poder moverse entre provincias, igual que la Xunta de Galicia. El Ejecutivo central permitió esa movilidad, pero el Gobierno de Urkullu introduce cambios en el decreto publicado en el Boletín Oficial del País Vasco. Este texto recoge que las personas podrán desplazarse entre los tres «territorios históricos», pero solo «por motivos sanitarios, laborales, profesionales o empresariales; de retorno al lugar de residencia habitual; educativos y formativos, y de visita, cuidado y atención a familiares que sean personas mayores, dependientes, con discapacidad o en situación de necesidad, así como por cualquier otro de análoga naturaleza».

Además, podrán desplazarse dentro del termino del municipio en el que tengan fijada su residencia, «sin limitación de distancias».

Así mismo, se permite la movilidad entre municipios colindantes de tránsito habitual para la realización de actividades socio económicas (ir de compras, a trabajar), para atender a familiares, para ir al médico, a clase o por deporte (cambiar de municipio si vas en bicicleta o corriendo). 

En la práctica la recomendación del Gobierno vasco es la de limitar al máximo la movilidad dentro del municipio, incorporando «un plus de prudencia y seguridad, con disciplina en el rigor científico». 

Las reuniones de hasta diez personas en domicilios particulares, permitidas por el Gobierno central en la fase 1, también quedan descartadas en Euskadi. Las quedadas en txokos, lonjas o en el parque también están restringidas. Solo se permiten los encuentros que se produzcan en las terrazas de los establecimientos y manteniendo siempre la distancia de seguridad

Los ciudadanos han recibido con sorpresa esta medida tras el decreto del domingo del lehendakari que hoy publica el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV) y que la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, ha justificado en una entrevista en Radio Euskadi para evitar «concentraciones innecesarias» en el hogar de cara a mitigar la posibilidad de contagios. «Tenemos que evitar esas reuniones, esas concentraciones innecesarias, tenemos que evitar que aumente el riesgo de transmisión del virus, tenemos que actuar con responsabilidad». En las redes sociales muchos usuarios mostraban su descontento.

En el País Vasco, a diferencia del resto de los territorios que han pasado a fase 1, está prohibido ir a la segunda residencia aunque esta se encuentre en la misma provincia. 

A las terrazas de los bares se les permite abrir al 50% de aforo, se mantienen las franjas horarias de salida a la calle y se van a volver a celebrar misas en el territorio. Sin embargo, otra de las diferencias de la aplicación de la fase 1 en Euskadi es que no se permite la apertura de bibliotecas, museos o salas de espectáculos.

Urkullu, recibido con abucheos por sanitarios y sindicalistas en un hospital de Vizcaya

La Voz

Los profesionales denunciaron la situación de indefensión que han vivido en las últimas semanas y han pedido un mayor refuerzo de la plantilla

Delegados sindicales y trabajadores del Servicio Vasco de Salud han recibido este lunes con abucheos y gritos de «fuera, fuera» al lendakari, Iñigo Urkullu, y a la consejera de Salud, Nekane Murga, durante su visita al hospital de Cruces.

Según informa Europa Press, esta protesta, convocada por los sindicatos LAB, ESK, ELA, UGT, CCOO, SAE y UTESE, se ha producido en el marco de la visita que ha realizado al centro hospitalario vizcaíno para conocer las instalaciones rehabilitadas para la atención del covid-19.

En un momento del recorrido de las autoridades, trabajadores y representantes sindicales han realizado esta protesta para denunciar, según ha informado el sindicato LAB en un comunicado posterior, la situación en la que se encuentra el personal de la sanidad, y también para poner de manifiesto la «pésima y propagandística gestión» llevada a cabo desde el ámbito gubernamental y sanitario.

Seguir leyendo

Comentarios

La restrictiva fase 1 del País Vasco: sin movilidad entre municipios, salvo excepciones, y prohibidas las reuniones en la calle y domicilios