Sanidad avanza el final de la pandemia en España pese a «pequeños rebrotes»

Afloran 635 fallecidos tras un nuevo desfase en los datos enviados por Cataluña


Redacción / La Voz

Ninguno llegó a la decena de casos, pero varias provincias registraron «pequeños rebrotes» en los últimos días. Fernando Simón reconoció el viernes, durante su comparecencia diaria sobre la evolución de la pandemia, la existencia de brotes «muy reducidos» que, sin embargo, lograron contenerse sin llegar a tener «un impacto real». Pese a la prudencia que recubre cada una de sus intervenciones, el director del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias apuntó que la evolución de la pandemia «es muy favorable» y «se aproxima a una fase final». «Podemos estar muy cerca de tener el virus en niveles prácticamente indetectables», apuntó el epidemiólogo, que resaltó el progresivo descenso de la incidencia acumulada —los casos notificados por cada 100.000 habitantes— durante las últimas semanas.

Hace mes y medio, esa incidencia acumulada era superior a 100 por cada 100.000 personas. De ahí descendió a 40 y, desde el 8 de mayo, se redujo a 15. «Es un tercio de lo que teníamos. Nos ponemos en una situación inmejorable para llegar a esa nueva normalidad, siempre con medidas de control y comportamientos diferentes», continuó Simón.

El informe del Ministerio de Sanidad mostró «datos que no encajan», en palabras del propio experto. En esta ocasión, por segundo día consecutivo, fue así por las dificultades que está teniendo Cataluña en validar sus datos. El incremento de víctimas mortales fue de 56 personas, pero el total de fallecidos por la pandemia se elevó en 688.

La colosal diferencia reside en esa actualización desde la comunidad catalana, que ubica ahora antiguos decesos que no había registrado y están aún pendientes de asignar en la serie histórica. «Si no se soluciona este problema, habrá que tener discusiones a nivel más alto» entre las administraciones nacional y catalana, advirtió el médico, que recalcó que «no es baladí no saber qué está pasando en Cataluña», si bien los problemas de notificación están asociados a una zona concreta de la comunidad.

El total de defunciones por coronavirus, según los datos facilitados el viernes por Sanidad, es de 28.628 personas. Por sexto día consecutivo, el incremento de muertes se mantuvo por debajo de cien, resultando ser el registro más bajo desde el decreto del estado de alarma tras los datos del jueves, cuando se notificaron 48 decesos sin contar con los que aún no ha validado Cataluña. En cuanto a los contagios, se detectaron 446 positivos por PCR en las últimas 24 horas, dejando 234.824 infectados por covid-19 desde el inicio de la pandemia. «Las cifras de nuevos casos no suben significativamente, por lo que la transmisión real del virus es menor», explicó Simón.

A ese retroceso de los contagios ligó el médico los nuevos criterios de evaluación de cambio de fase, en los que se primará más la capacidad de detección precoz y el seguimiento de los casos y sus contactos. «Lo interesante es que ninguna provincia dé un paso atrás», remarcó.

Riesgos con la hidroxicloroquina

Luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recomendase el uso de la hidroxicloroquina como fármaco preventivo, un estudio publicado en la revista The Lancet advirtió ayer de que su consumo aumenta el riesgo de muerte. «Sabemos desde hace años que genera una serie de efectos secundarios como la arritmia», respondió Simón, que sitúa el problema del fármaco en el tiempo que se utiliza, por lo que aboga por controlar su uso. «El problema con la hidroxicloroquina es el tiempo. No creo que si la hidroxicloroquina está demostrando un efecto del riesgo de infección podamos decir que no se utilice. Lo que sí tenemos que hacer es un control de la dosis, un control del tiempo de su uso y, sobre todo, tener mucho cuidado de no dárselo a las personas que no deberían de tomarlo, porque este tratamiento no puede tomarse de cualquier manera por cualquier persona y tiene que estar bien prescrito por un facultativo», zanjó.

Bajan los casos en todas las áreas sanitarias salvo en Santiago, que se mantiene en 161

El número de casos activos volvió a descender en Galicia, donde el balance ofrecido ayer por el Sergas recoge 920 personas infectadas con coronavirus. Los casos descienden de forma ininterrumpida desde el pasado 29 de abril. Ayer lo hicieron en todas las áreas sanitarias salvo en la de Santiago, donde se mantienen los 161 pacientes que se registraban el día anterior. A Coruña, con 27 contagios menos, experimenta el mayor descenso.

Del total de pacientes positivos, 12 permanecen en la uci, 72 están en unidades de hospitalización y 836 siguen la cuarenta en sus domicilios. Hay 9.607 personas curadas, lo que supone 102 altas epidemiológicas desde el balance del jueves, y 610 fallecimientos, dos en las últimas 24 horas. Las últimas víctimas son dos mujeres, una de 52 años hospitalizada en Povisa y otra de 65 ingresada en el CHUS, ambas con patologías previas.

Comentarios

Sanidad avanza el final de la pandemia en España pese a «pequeños rebrotes»