El Gobierno asegura que su alianza con el PNV es «estable»

Moncloa comenzará esta semana la negociación con los grupos políticos para fijar los criterios de reparto a las comunidades autónomas de la bolsa de 16.000 millones de euros

Comparecencia de la portavoz del Gobierno y del ministro de Sanidad María Jesús Montero y Salvador Illa informan sobre las medidas un día antes de la entrada de nuevos territorios en las fases 1 y 2 de la desescalada de las restricciones por el coronavirus

Madrid | La Voz

El Gobierno comenzará esta semana la negociación con los grupos políticos parlamentarios para establecer los criterios de reparto de los 16.000 millones de euros no reembolsables anunciados por Sánchez. La portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, confía en un reparto «justo y equitativo» de la bolsa. El primer borrador que manejaba el Gobierno disponía de más fondos para los territorios que registraron más muertos y más contagios por coronavirus, sin tener en cuenta otras circunstancias, como el envejecimiento o la dispersión poblacional, motivando así las quejas de ciertos grupos.

Este fue uno de los cuatro grandes temas abordados por Sánchez en su habitual reunión con los presidentes autonómicos de los domingos, a los que también les transmitió tres ideas avanzadas ayer en su comparecencia en Moncloa: el luto oficial de 10 días a partir del martes, la aprobación del ingreso mínimo vital en el Consejo de Ministros del mismo día, una ayuda que podrá comenzar a cobrarse a partir de junio, así como el proyecto para reactivar el turismo.

 Prórroga del estado de alarma

Montero no despejó las dudas sobre si el Gobierno tendrá que volver a solicitar una nueva prórroga del estado de alarma a partir del 7 de junio, cuando expira la actual. «Tendremos que conocer de cerca los indicadores sanitarios, son ellos los que marcan la directriz», afirmó. Las formas con las que el Ejecutivo abordó la negociación de la última prórroga tras haber ocultado un pacto con EH Bildu motivó el enfado de varios de sus aliados parlamentarios, por lo que Sánchez tiene cada vez más complicado armar una mayoría en la Cámara Baja, de ahí el cambio en el mensaje del Ejecutivo, que hasta ahora destacaba como «imprescindible» recurrir a esta opción.

Entre estos enfados destaca el del PNV, uno de los socios preferentes de Sánchez desde su triunfo en la moción de censura, que no hubiese cuajado de no ser por los nacionalistas. Sin embargo, Moncloa confía en poder seguir contando con este apoyo. «Mantenemos contacto permanente con el PNV. Tenemos una alianza estable con el PNV. Una cosa son los programas, las alianzas que hemos firmado para la investidura, y otra cosa distinta los acuerdos puntuales que el Gobierno se ha visto obligado» a buscar para el estado de alarma.

Las 48 horas que pusieron contra las cuerdas la coalición PSOE-Podemos

francisco espiñeira / fran balado
Nadia Calviño y Pedro Sánchez, durante un pleno en el Congreso de los Diputados
Nadia Calviño y Pedro Sánchez, durante un pleno en el Congreso de los Diputados

El pacto con Bildu para derogar la reforma laboral enfada a socios, barones y ministros de Pedro Sánchez

En apenas cinco meses, el bipartito de PSOE y Unidas Podemos ha sufrido algunas tensiones que han puesto en duda la solidez de la coalición. Los ataques de Pablo Iglesias a varios ministros -Nadia Calviño, María Jesús Montero, José Luis Escrivá, Teresa Ribera o Juan Carlos Campo pueden dar cuenta de ello- fueron siempre neutralizados por Pedro Sánchez.

La pandemia ha complicado la hoja de ruta del Gobierno bipartito, que vivió sus horas más tensas el miércoles y el jueves. La aprobación de la quinta prórroga del estado de alarma ha abierto una brecha de desconfianza entre los socios que se ha convertido en una gran bronca política.

Seguir leyendo

Comentarios

El Gobierno asegura que su alianza con el PNV es «estable»