El okupa de una mansión de 750.000 euros denunció que le cortaron el agua

alberto mahía A CORUÑA / LA VOZ

ACTUALIDAD

Investigan en A Coruña a mafias que «escogen» las casas en portales inmobiliarios

25 may 2020 . Actualizado a las 12:06 h.

La familia que ocupó una mansión en venta valorada en 750.000 euros en una de las zonas más exclusivas de A Coruña llamó a la Guardia Civil minutos después de que los operarios de la empresa del suministro, protegidos por tres patrullas de la Policía Local, le cortasen el agua. El hombre, que se metió en la casa hace dos meses junto a su esposa y varios hijos de corta edad, denunció que residían en la vivienda y que en ella había menores, lo que les daba derecho a contar con el servicio e impedía la suspensión del suministro.

El inmueble, ubicado en A Zapateira, en la calle Aguaceiros y de 610 metros cuadrados construidos, pertenece a una entidad financiera y está a la venta en varios portales inmobiliarios. Aparte de mostrar hasta 47 fotos del interior y del jardín de 1.184 metros cuadrados con piscina, se ofrece con estas características: «Distribuido en planta baja con salón, comedor, cocina amueblada, 1 despacho, 1 dormitorio y 2 baños; bajo cubierta con sala de estar, 3 dormitorios (2 de ellos con vestidor), 4 baños y trastero; planta sótano distribuida en comedor, 1 dormitorio, 1 baño, zona de lavandería, sala de calderas, almacén, despensa y garaje para 2 vehículos».

La casa usurpada tiene 610 metros construidos y un jardín con piscina de 1.178

Pese al precio, al alcance de muy pocos, esta casa es una de las más económicas de esa zona. En esa misma calle se ofrecen otros dos inmuebles que superan el millón de euros. Y que también se encuentran a la venta en varios portales inmobiliarios. Pero con una diferencia importante y que no escapa a los okupas. Estas últimas cuentan con alarma pese a que están vacías, lo que frena cualquier intento de usurpación. «En cuanto entran, salta en nuestra central el aviso, que trasladamos de inmediato a la Policía o Guardia Civil. Los agentes se presentan en cuestión de minutos, antes de que los okupas se establezcan en ella, por lo que las autoridades los pueden echar de inmediato, pues la ley establece que durante las primeras 72 horas se puede proceder al desalojo», cuentan fuentes conocedoras del caso.