El ahogo de las familias dispara la solicitud de créditos rápidos a un interés de más del 3.000 %

Manoli Sío Dopeso
M. sío dopeso VIGO / LA VOZ

ACTUALIDAD · Exclusivo suscriptores

ISTOCK

Abogados y grupos de consumo promueven demandas por usura

25 may 2020 . Actualizado a las 20:09 h.

La crisis sanitaria ha dejado a su paso un reguero de dramas, más allá de la pérdida de seres queridos. Son muchas las familias, los pequeños empresarios, los autónomos o personas particulares que se han quedado sin ingresos de la noche a la mañana, pero han tenido que seguir afrontando pagos, o simplemente han necesitado dinero para comer.

Las imágenes de las largas colas que se forman a las puertas de los comedores sociales ilustran una parte de la situación. Pero hay otra que no se ve, y que se sufre de puertas para adentro. Es la del ahogo económico que lleva a muchas personas a endeudarse hasta límites insostenibles, aún a sabiendas de que están siendo víctimas de prácticas financieras que rayan la usura.

El decreto de estado de alarma, que cerró oficinas bancarias, e hizo todavía más difícil el ya de por sí complicado e incierto procedimiento de solicitar un préstamo, desvió la demanda de financiación a una vía mucho más fácil para acceder a una determinada cantidad de dinero (desde 50 a 3.000 euros) de forma rápida, la de los microcréditos en línea.