El nuevo número 3 de la Guardia Civil está siendo investigado por el Tribunal Militar

El general Félix Blázquez y otros mandos intermedios son investigados por un supuesto delito de prevaricación administrativa y contra la integridad moral de un agente en Llodio en el 2015

El general Félix Blázquez en una imagen de archivo
El general Félix Blázquez en una imagen de archivo

La Voz

Las polémicas se suceden una detrás de otra en el entorno del ministro Marlaska. Por si los casos de Ceña y de los Cobos no fuesen suficiente, ahora es el nuevo Mando de Operaciones de la Guardia Civil, el general de división Félix Blázquez, recién nombrado por el responsable de Interior como número 3 del instituto armado, el que llega con polémica bajo el brazo. Según desvelan El Correo y El Confidencial, el Tribunal Militar está investigando al general (hasta ahora Autoridad Nacional de Coordinación frente a la inmigración irregular en el Estrecho de Gibraltar, que será ascendido a teniente general para ocupar el nuevo cargo) por un supuesto delito de prevaricación administrativa y contra la integridad moral, a raíz de una denuncia presentada por la Asociación Unificada de Guardias Civiles.

Los hechos que se investigan se remontan a la etapa de Blázquez en la Comandancia de Vitoria, donde ostentaba el mando y ejercía como jefe de la zona del País Vasco. Según recoge la denuncia a la que tuvieron acceso los medios, y en la que además de Blázquez están investigados otros mandos intermedios, un guardia civil destinado en Llodio a finales del 2015 mantuvo enfrentamientos con sus superiores que desembocaron en la apertura de cinco expedientes disciplinarios contra él por faltas graves o muy graves. Estas sanciones, a ojos de la Asociación Unificada, fueron dictadas a sabiendas de que eran injustas. El agente acabó necesitando ayuda psicológica por la presión a la que había sido sometido y fue atendido en el departamento de psiquiatría del Hospital Militar de Zaragoza. Las sanciones a las que se exponía el guardia civil iban desde la pérdida de destino hasta los 15.000 euros. El responsable último de lo que sucedía en la zona era Blázquez.

Grande-Marlaska comparece para informar sobre la gestión y planes de actuación de su Departamento durante la crisis sanitaria El ministro del Interior acude al Senado después de la polémica por los cambios y ceses que ha llevado a cabo esta semana en la cúpula de la Guardia Civil

En octubre del 2018, el agente de la Guardia Civil denunció los hechos ante la justicia ordinaria, pero en abril del 2019 esta se inhibió a favor de la militar. Primero asumió el asunto un juzgado de Burgos y, luego, por la condición de aforado del general, el Juzgado Mlitar Central 1. Tanto Blázquez como los otros investigados, dos comandantes, un capitán, un teniente y un cabo primero, están pendientes de prestar declaración por los hechos investigados, pero a causa del estado de alarma todavía no tienen fecha.

Marlaska resiste entre el acoso de la oposición y el silencio del Gobierno

Fran Balado
Grande Marlaska, durante el pleno de sesión de control al Gobierno del miércoles
Grande Marlaska, durante el pleno de sesión de control al Gobierno del miércoles

Iglesias dispara la tensión al acusar a Vox de no atreverse a dar un golpe de estado

Fernando Grande-Marlaska resiste a pesar de que la oposición continúa exigiendo a Sánchez la cabeza del ministro del Interior a consecuencia de la crisis abierta en la dirección de la Guardia Civil derivada de la destitución del coronel Diego Pérez de los Cobos en plena investigación de un juzgado madrileño sobre las responsabilidades del Gobierno a la hora de permitir la manifestación feminista del 8 de marzo.

El exmagistrado de la Audiencia Nacional vio cómo los ataques en tromba del PP, Vox y Cs en la sesión de control del miércoles tenían continuidad este jueves a pesar de su intento en mantener un perfil bajo. El presidente del PP, Pablo Casado, mantuvo una reunión con representantes de una decena de asociaciones profesionales de la Guardia Civil para transmitirles el apoyo de su partido ante lo que considera «una caza de brujas» emprendida por el Gobierno. En el encuentro también estuvieron presentes el secretario de Justicia e Interior del PP, Enrique López, así como la diputada ourensana Ana Vázquez, especialista del partido en asuntos policiales, que exigió la dimisión o el cese inminente del ministro: «Marlaska no puede seguir ni un minuto más como ministro. Por dignidad, que quite las manos de la Guardia Civil y que se vaya a su casa».

Seguir leyendo

Comentarios

El nuevo número 3 de la Guardia Civil está siendo investigado por el Tribunal Militar