El intenso duelo de cada tarde de «Pasapalabra» y «Sálvame»

juanfran moreno MADRID / EFE

ACTUALIDAD

La franja vespertina es la más importante para las cadenas, con mas de 15 millones de personas que después siguen el informativo nocturno

22 jun 2020 . Actualizado a las 09:02 h.

Cada día, a las ocho de la tarde, alrededor de 3,5 millones de espectadores se sientan frente al televisor. Con el mando en la mano, son protagonistas activos de la ardua y sostenida batalla por la audiencia en esa franja horaria. En ese grupo están los que siguen los lloros y las risas de los colaboradores de Sálvame Tomate o los que esperan a Roberto Leal en el mítico Pasapalabra, concurso que desde mayo se emite en Antena 3 tras la abrupta salida de Mediaset del exitoso formato. Son las «dos Españas» televisivas; el bipartidismo catódico que impera al anochecer y que ha convertido una franja aparentemente tranquila en una lucha sin cuartel, minuto a minuto, por liderar las audiencias.

Es el juego del ratón y el gato en televisión. Se trata de no dejar a la competencia brillar y perseguirla para evitar cualquier fuga de televidentes. Fue lo que ocurrió en el estreno de Pasapalabra en la noche del pasado 13 de mayo. El real decreto que dicta el reglamento que regula el derecho de los usuarios de televisión a ser informados de la parrilla televisiva establece que las cadenas tienen que hacer pública su programación, al menos, con tres días de antelación.

En este caso, Antena 3 apuró hasta el límite para hacer oficial la fecha del primer programa del concurso y pilló a Telecinco desprevenida. Sin embargo, Mediaset utilizó un resquicio que le deja la legislación, ya que en el decreto no se especifica la duración que deben tener los programas. Así, alargó el espacio de Supervivientes que se emite antes del prime time como una «gala encubierta», haciéndola coincidir con el debut de Pasapalabra.