Ana Ibáñez: «En este mundillo nunca sabes dónde puedes acabar»

La presentadora de «España directo» en La 1 asegura que nunca sacrificaría su «bienestar emocional» a cambio de fama


Madrid / Colpisa

Veterana en multitud de formatos a pesar de su juventud, Ana Ibáñez se ha asentado como presentadora de España directo, el programa diario de La 1 de TVE que presenta desde noviembre del 2018 (19.15 horas). Al principio, Ibáñez (Haro, La Rioja, 39 años) pensó que lo suyo era la radio; después que lo eran los informativos, y ahora dice sentirse muy «cómoda» en el magacín. Dice que prefiere no encasillarse, porque «en este mundillo», uno nunca sabe qué le puede deparar el futuro. 

-«España directo» acaba de cumplir 15 años, y usted lleva catorce en TVE. ¿Cómo recuerda sus comienzos?

-El año que se estrenó España directo me vine a estudiar a Madrid. Un máster que al verano siguiente me llevó a hacer las prácticas en TVE. Me acuerdo de la emoción de entrar por primera vez a Torrespaña. ¡y toparme con Ana Blanco en las escaleras! No me lo podía creer.

-Pocos formatos aguantan tanto en la parrilla. ¿Qué tiene este para seguir ahí?

-Aparte de que lo hacemos con todo el cariño del mundo, creo que somos un programa cercano, familiar y que cuenta con un equipo de reporteros de primera. Y contamos la actualidad, sí, pero también esas otras pequeñas historias que no tienen cabida en otros formatos.

-¿Cuál es el secreto?

-Salimos a buscar lo auténtico, todo lo que España tiene que ofrecer, y lo contamos como nadie más lo hace en televisión. Estamos en todas partes, la gente nos siente como algo suyo y nos abre las puertas casi como si fuésemos de la familia.

-¿Qué balance hace de su carrera en la televisión pública?

-Teniendo en cuenta que lo mío era la radio y que jamás me planteé trabajar en televisión, estoy bastante satisfecha la verdad (risas). He tocado casi todos los palos y, aunque sea circunstancialmente, he presentado la mayoría de los grandes programas de la casa: Telediarios, La noche en 24 horas, Los desayunos, España directo, La mañana de la 1. No mucha gente ha tenido esa suerte.

-¿Hay algún horario que le quede por explorar?

-¡Ninguno! Cierto es que el fin de semana lo he hecho ocasionalmente, pero he pasado por todas las franjas. Y de ellos, estuve cuatro años y medio de noche, entrando a las once y saliendo a las siete de la mañana, y otros cuatro en el matinal entrando a las cuatro de la mañana. Ahora valoro mucho poder dormir.

-Roberto Leal dio el salto de «España directo» a «Operación Triunfo». ¿Cuál sería su reacción si se lo pidieran?

-¡De sorpresa absoluta! Podría ser algo parecido a lo que me pasó cuando me llamaron la primera vez para ser presentadora en el 24 Horas. ¡Porque estaba sentada, que si no, me caigo del susto! Quizás fui un poco lanzada al decir que sí, porque nunca había hecho televisión, pero aquí sigo.

-El año pasado decía que siempre había pensado que tenía un perfil más de informativos. ¿Lo mantiene o ya prefiere el magacín?

-Si algo he aprendido en estos años es que nunca tienes que pensar que no eres capaz de hacer algo. Quizás ahora no lo seas, pero dentro de unos años sí. Lo importante es poner interés en aprender y disfrutar. Yo ahora me siento muy cómoda en ambos campos, y esto lo veo como una ventaja, porque en este mundillo nunca sabes dónde puedes acabar.

Buen ambiente

-¿Cuál sería su programa soñado?

-El que me haga feliz. Y eso pasa, por encima de todo, por tener un buen ambiente de trabajo. El éxito es muy relativo y no estaría dispuesta, por ejemplo, a sacrificar mi bienestar emocional por mucha fama o dinero que me reportara un proyecto.

-¿Cómo ha vivido esta crisis sanitaria profesionalmente?

-Siendo muy consciente de que estamos viviendo algo histórico. A nivel profesional ha sido un reto, pero he agradecido poder trabajar y tener una rutina. En España directo estamos muy orgullosos de haber estado al pie del cañón a pesar de las dificultades.

-Ha sido duro.

-Basta con imaginar cómo ha sido para los reporteros, los nuestros y los de otras cadenas: trabajar en calles vacías, con todo cerrado y expuestos como lo han estado. A pesar de todo, lo hemos conseguido y sabemos que en los peores momentos de la pandemia hemos sido la compañía de alguien.

-¿Qué tenía en su cabeza mientras presentaba el programa durante el estado de alarma?

-Durante todo este tiempo yo solo pensaba en poder ver a mi familia que vive en La Rioja.

-¿Y ya la ha podido ver?

-Hace unos días me pude escapar a verlos. Después de cuatro meses y medio, eso era lo que me faltaba y lo disfruté un montón.

07/14/20-21/20

Tags
Comentarios

Ana Ibáñez: «En este mundillo nunca sabes dónde puedes acabar»