El rey Juan Carlos abandona España

La decisión pactada entre padre e hijo y entre la Zarzuela y la Moncloa se toma ante la repercusión pública de su «vida privada». El exjefe del Estado ya ha abandonado la Zarzuela y está fuera España. Se desconoce, por ahora, su destino

;
La trayectoria del rey emérito termina fuera de España La Casa del Rey no dice en qué país va a fijar su residencia don Juan Carlos

Madrid | Colpisa

El rey Juan Carlos deja España «ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada». Para «prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como Rey», toma la «meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España». El exjefe del Estado ya ha abandonado la Zarzuela y, según fuentes cercanas a la Casa del Rey, también está fuera del país. Se desconoce, por ahora, su destino.

La respuesta del Rey a las informaciones sobre los supuestos negocios irregulares de su padre se esperaba desde hace semanas. El abandono de España era una de las alternativas que barajaban en la Zarzuela y la Moncloa, pero necesitaba la conformidad del rey emérito. Consentimiento que llegó hace unos días. La retirada del título real, que también estaba sobre la mesa y que Juan Carlos I rechaza de plano, ha quedado por ahora descartada. La evolución de los acontecimientos judiciales determinará si Felipe VI la vuelve a considerar.

El traslado a otro país ha sido una solución acordada entre padre e hijo, así como entre la Casa del Rey y la Presidencia del Gobierno, según fuentes conocedoras de los avatares vividos en los últimos dos meses con el reguero de informaciones. Desde el «regalo» de cien millones de dólares de la monarquía saudí, a la «donación» de 65 millones de euros a su examante Corinna Larsen, y además la creación de una estructura opaca para manejar fondos en paraísos fiscales, las retiradas masivas de dinero en efectivo en sus cuentas en Suiza que entraba sin control por Barajas y hasta una máquina de contar billetes en la Zarzuela. Hechos todos supuestos y sin ninguna certificación judicial.

Servicio a España

La drástica decisión de abandonar España, sin embargo, da pábulo a la veracidad de esas informaciones aunque se haya revestido de una medida para preservar la institución de la Corona y de un nuevo servicio a España. 

Así fue la ceremonia de abdicación del rey Juan Carlos

El rey emérito comunicó por carta a su hijo, en fecha que no se precisa, que tomaba la decisión «con profundo sentimiento, pero con gran serenidad» porque «siempre he querido lo mejor para España y para la Corona». El camino de un tercer país, escribe Juan Carlos I, es «el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como Rey».

En la misiva del rey emérito no hay ninguna palabra referida a sus actividades financieras, más allá de «la repercusión pública» que han alcanzado «ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada». Tampoco se niegan ni se desmienten los hechos ni se muestran señales de arrepentimiento.

Felipe VI respondió a su padre por la misma vía epistolar que recibía la decisión con «sentido respeto y agradecimiento». Subrayó asimismo «la importancia histórica que representa el reinado de su padre, como legado y obra política e institucional de servicio a España y a la democracia».

El despacho de abogados de Javier Sánchez Junco, encargado de la defensa del exjefe del Estado, aclaró nada más conocerse el comunicado de la Zarzuela que la decisión de ninguna manera se puede interpretar como una fuga o una huida porque su cliente «permanece en todo caso a disposición del Ministerio Fiscal para cualquier trámite o actuación que se considere oportuna».

Sin causas abiertas

Juan Carlos de Borbón no tiene ninguna causa abierta ni está imputado por delito alguno. Tiene abierta una investigación por parte de la Fiscalía del Tribunal Supremo para determinar si cometió fraude fiscal o blanqueo de capitales después de su abdicación en junio del 2014. En un juzgado de Ginebra también está en marcha un procedimiento por las actividades financieras opacas de las fundaciones Lucum y Zagatka en las que aparece como beneficiario.

En la Audiencia Nacional se ha reabierto la 'pieza Carol' que vincula a Corinna Larsen con el excomisario José Villarejo y que puede salpicar al rey emérito de acuerdo a las conversaciones que mantienen ambos. El Gobierno recibió con satisfacción la reacción de la Zarzuela.

Pedro Sánchez ha estado en permanente contacto con Felipe VI y Carmen Calvo con el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín. A su vez, el secretario general de la Presidencia, Félix Bolaños, ha trabajado con los servicios jurídicos de los dos reyes. El presidente del Gobierno hará mañana, tras la reunión del Consejo de Ministros, una valoración oficial de la respuesta de la Casa del Rey. La Moncloa, entretanto, ensalzó hoy en un mensaje de la Secretaría de Comunicación el «sentido de la ejemplaridad y transparencia que siempre han guiado al rey Felipe VI» desde el comienzo de su reinado. La decisión de abandonar el país, sin embargo, no es fruto de una decisión del Rey sino que la ha tomado, de acuerdo al comunicado oficial, el propio rey emérito. Ante la que Felipe VI muestra su «sentido respeto y agradecimiento».

La reacción oficiosa de la Moncloa contrasta con la dura respuesta del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, que calificó de «indigna» la «huida» al extranjero. Y para dejar claro que no hablaba como líder de Unidas Podemos, como ha argumentado en otras ocasiones, sino que lo hacía como vicepresidente, sostuvo que un Gobierno democrático «no puede mirar hacia otro lado ni mucho menos justificar o saludar comportamientos que socavan la dignidad de una institución clave como es la Jefatura del Estado y que son un fraude a la Justicia».

Don Juan Carlos abandona el país tras un goteo de noticias sobre sus negocios

La Voz

Todo empezó con las grabaciones en las que Corinna Larsen, grabada por Villarejo, aseguraba que el rey emérito tenía cuentas en Suiza donde habría cobrado comisiones procedentes de Arabia Saudí

La decisión del rey Juan Carlos de abandonar España llega después de varias semanas de goteo constante de informaciones sobre sus presuntos negocios opacos y sucesivos mensajes del Gobierno, con su presidente, Pedro Sánchez, a la cabeza entre los que dejaban entrever la inminencia de un anuncio de este tipo.

La situación del anterior jefe del Estado después de su abdicación y su posterior retirada de la vida pública tuvo un punto de inflexión el pasado 15 de marzo.

Ese día Felipe VI anunció que en su día renunciará a la herencia de su padre y que le retiraba la asignación que hasta entonces recibía de los presupuestos del Estado, casi 200.000 euros anuales.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El rey Juan Carlos abandona España