Álvarez de Toledo tilda de «desdichadas» las razones de su destitución como portavoz del PP en el Congreso

Nuria Vega COLPISA | MADRID

ACTUALIDAD

Cayetana Álvarez de Toledo, hoy, hablando con los medios ante el Congreso de los Diputados
Cayetana Álvarez de Toledo, hoy, hablando con los medios ante el Congreso de los Diputados Juan Carlos Hidalgo | Efe

Álvarez de Toledo: «Casado cree que mi libertad es incompatible con su autoridad»

17 ago 2020 . Actualizado a las 21:58 h.

Cayetana Álvarez de Toledo deja de ser portavoz del PP en el Congreso. Pablo Casado ha resuelto destituir a quien hasta ahora era una persona de su máxima confianza. La dirección de los populares comunicó hoy que será Cuca Gamarra, responsable de Política Social en la formación conservadora, quien desempeñe ese cargo en la Cámara baja. Además, desde Génova se avanza una remodelación del equipo directivo con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, como portavoz nacional de la organización.

Frente al Congreso de los Diputados, Álvarez de Toledo aseguró no compartir las «causas desdichadas» que llevaron al presidente del PP a tomar esta decisión. La principal, al menos según trasladó, la entrevista que concedió este fin de semana y en la que censuraba la destitución de Gabriel Elorriaga como responsable de la asesoría parlamentaria del partido y hablaba de «invasión de competencias» por parte de Génova. Algo que Casado considera un «ataque en toda regla a su autoridad». «El señor Casado considera que mi concepción de la libertad es incompatible con su autoridad», sentenció la hasta ahora portavoz del PP en el Congreso .

En los últimos meses, la dirección del PP, con Pablo Casado a la cabeza, había tomado ya alguna decisión que apuntaba a un poder menguante de Álvarez de Toledo en la organización. Se decidió que no fuera ella, sino Ana Pastor, exministra de Sanidad, quien ejerciera de portavoz en una comisión trascendente en lo político en plena pandemia, la de reconstrucción que se puso en marcha en el Congreso. El argumento que señalaron fuentes de la formación conservadora fue que se buscaban perfiles moderados, con capacidad de generar pactos, para proyectar una imagen de partido de gobierno, con experiencia de gestión. Que no era momento de «beligerancia».