El Gobierno plantea grandes acuerdos a la oposición para sacar adelante los presupuestos

Anuncia una ronda con los líderes políticos para renovar el CGPJ y TVE

Pedro Sánchez, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros de este martes
Pedro Sánchez, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros de este martes

Madrid / La Voz

Pedro Sánchez se valió del apoyo de los diputados de ERC para sacar adelante su investidura, pero el escenario político catalán, con elecciones a la vuelta de la esquina, y la dificultad para poner en marcha en medio de la pandemia la llamada mesa de diálogo pactada con los independentistas, complica una nueva abstención de los republicanos de cara a los presupuestos, votación en la que el hipotético apoyo de Cs podría resultar estéril. La ecuación todavía se intrinca más con los efectos económicos del coronavirus, y es precisamente este último aspecto el que Sánchez pretende emplear para atraer un aparentemente imposible apoyo del principal partido en la oposición.

«Queremos unos presupuestos de país, con el mayor respaldo parlamentario», argumentó ayer el presidente del Gobierno durante su comparecencia a la conclusión del primer Consejo de Ministros celebrado a la vuelta de las vacaciones.

La aprobación de unas nuevas cuentas será el test más importante que tengan que afrontar el PSOE y Podemos si quieren seguir instalados en el poder. Las actuales, correspondientes al ejercicio del 2018, llevan la firma de Montoro, y el propio Sánchez descartó ayer volver a prorrogarlas un nuevo curso, al tacharlas de «antiguas» antes de la pandemia, pero «peor que inútiles, nocivas y contraproducentes» tras el azote económico ocasionado por el covid-19. Por ello, y empleando la misma estrategia de la que se sirvió en la investidura o en las prórrogas del estado de alarma, exigió al PP que anteponga el «interés general al partidista», reclamando un acto de «responsabilidad» o, de lo contrario, auguró que las urnas les acabarán pasando factura. 

Ronda de contactos

La próxima semana el presidente abrirá una ronda con los líderes de las principales fuerzas políticas del país. Como acostumbra, el del PP, Pablo Casado, no faltará a la cita, aunque fuentes en Génova apuntan a la dificultad para llegar a cualquier tipo de acuerdo. Existen dudas sobre lo que hará el presidente de Vox, la tercera fuerza en el Parlamento. Santiago Abascal no acudió a las últimas invitaciones. Finalmente, dado el acercamiento experimentado en los últimos meses entre Cs y la pata socialista del Gobierno, todo indica que las mayores expectativas para comenzar a abonar el terreno para un acuerdo llegarán a través del encuentro con Inés Arrimadas.

Por otra parte, Sánchez aprovechó ayer para volver a pedir la imprescindible colaboración del PP para abordar la renovación de «órganos muy importantes» como el Consejo General del Poder Judicial, el organismo de dirección de RTVE y el Defensor del Pueblo, cambios que requieren mayorías reforzadas en la Cámara Baja. 

Solo Celaá y Montero

Sin abandonar la Carrera de San Jerónimo, en la reunión de ayer de la Diputación Permanente se constató el apoyo del PSOE para evitar la comparecencia de Iglesias por presunta financiación irregular de Podemos. Sánchez tampoco comparecerá para informar sobre la salida del rey emérito del país. Celaá y María Jesús Montero, ministras de Educación y Hacienda, sí se someterán al control parlamentario.

Comentarios

El Gobierno plantea grandes acuerdos a la oposición para sacar adelante los presupuestos